SU-IPHON-C.jpg

Cuando esto pasa es porque realmente ya existe un problema de dependencia a las nuevas tecnologías…

 

Luego de que su mamá le confiscara su iPhone, una niña de solo doce años lo intentó recuperar, pero no haciendo la tarea o portándose bien… eso ya es cosa del pasado. En lugar de perder tiempo intentando complacer a su castigadora, la menor decidió deshacerse de ella y puso unas buenas cantidades de cloro en la bebida de su madre.

 

Parece que la niña tenía toda la intención de no fallarle: aunque la progenitora de la chica detectó el fuerte olor a cloro en su bebida, fue demasiado tarde ya que antes se había echado unos buenos tragos de la jarra de agua que había en su habitación, la cual también tenía cantidades de cloro como para matarle todas las lombrices.

 

Por lo sucedido, las autoridades en Boulder, Colorado, arrestaron a la niña y la pusieron a disposición de las autoridades. Ahora enfrenta el cargo de intento de asesinato en primer grado.

 

“Da bastante miedo”, comentó la comandante de policía local, Heidi Prentum, quien señaló que la ahora detenida se encuentra en el Centro de Menores Infractores… y no por uno, sino por sus dos intentos de asesinato.

 

Lucia Córdova, la vecina con actitud de Carmelita Salinas que todo mundo tiene, opino respecto a lo sucedido:

 

“Me parece una reacción un poco escandalosa por sólo haberle quitado su teléfono, pero creo que también es reflejo de cómo nuestros adolescentes y nuestros hijos son tan dependientes de eso, al grado que estarían dispuestos a esos extremos”.

 

Presumiendo que ella tiene dos hijas de la edad, a las que también les ha aplicado el duro castigo de quitarles sus celulares cuando se portan mal, Córdova supone que la reacción que la menor tuvo no fue de la nada, “suena como que la situación estaba fuera de control desde antes”.

 

(metro.co.uk/Sopitas)

Comentarios Facebook