La venezolana hizo la plusmarca mundial de salto con 15,43 en Madrid. Se entrena en Guadalajara, con Iván Pedroso, y es una de las grandes estrellas del atletismo actual.

 

-Portento físico. Su 1,92 de altura y su gran coordinación hacen a Yulimar Rojas una atleta de una calidad superior. Sucede algo así como pasaba con Bolt, capaz de mover sus palancas a una velocidad altísima pese a su altura. Rojas, además, tiene unos niveles de fuerza y de multisaltos excepcionales.

 

-Velocidad. Va muy unido a lo anterior. Yulimar corre con facilidad los 100 metros por debajo de los 12 segundos. Acredita 11.94 de 2013, con 17 años, cuando todavía estaba en fase de desarrollo deportivo. Así que ahora su rendimiento en una carrera velocidad podría ser tremendo.

 

-Desarrollo técnico. En sus inicios en el triple, Rojas saltaba más de 14,50, pero tenía serios problemas en la cadencia de su salto. Sobre todo fallaba en el step, el segundo de los brincos. Todavía a veces le cuesta, pero cuando lo controla salen cosas excepcionales como el 15,43. Yulimar salta ahora con un estilo mucho más pulido y equilibra mucho mejor los tres saltos, hop, step y jump. Ahí se nota la meticulosa labor de Iván Pedroso como entrenador. Tiene 24 años, y un largo recorrido.

 

-Entorno deportivo. Yulimar Rojas vive en Guadalajara, a donde fue después de contactar con Pedroso vía Facebook. El técnico cubano se caracteriza por su exigencia y cuidado técnico, pero también por crear piña. Así ha formado un supergrupo de élite en la ciudad alcarreña con Nelson Évora, Ana Peleteiro, Nubia Soares, Alexis Copello… y en el que Rojas encuentra desafíos deportivos a diario y un grupo de amigos.

 

-Capacidad competitiva. En grandes campeonatos, la venezolana siempre suele rendir bien y es capaz de mantener la tensión durante los seis saltos del concurso. De hecho, sus dos mejores marcas (15,41 en Andújar y 15,43 en Madrid) llegaron en el último de sus saltos.

 

-Personalidad. Alegre, feliz, pero con ambición y objetivos muy claros. Así es Yulimar Rojas, capaz de decir sin complejos que quiere superar los 16 metros y los nueve oros mundiales de Pedroso. Pero también lo hace «de manera tranquila y relajada». Amante de la música, en la pista de atletismo de Guadalajara siempre va con su altavoz con salsa y reguetón.

 

-Aire libre. Las marcas en pista cubierta tienen evidentemente nulo y los grandes récords de saltos pueden ir acompañados de una ligera brisa dentro de lo legal (hasta +2.0). De ahí que el salto de Yulimar Rojas pudiera haber tenido más distancia e incluso acercarse al record al aire libre de Kravets (15,50).

 

(AS)

Comentarios Facebook