El 26 de agosto del año 2016, la activista feminista Solsiret Rodríguez desapareció sin dejar rastro de su entorno familiar. Tenía 23 años, dos hijos y era estudiante de Sociología. Además, llevaba adelante la campaña Ni Una Menos, con el propósito de erradicar la violencia contra la mujer en su natal Perú.

 

Desde el momento de su desaparición, sus padres no dejaron de buscarla, incluso contrataron detectives particulares ante la poca participación de la justicia de su país por resolver este caso. 

 

Ahora, tres años y medio después, la concuñada de Solsiret, Andrea Aguirre, ofrece escalofriantes detalles sobre lo que ocurrió con la joven activista. Al parecer, el odio la cegó al creer que Rodríguez mantenía una relación secreta con su pareja, Kevin Villanueva Castillo, hermano de Brian, esposo de la víctima.

 

“Solsiret me tiró la puerta en el antebrazo izquierdo y me hizo retroceder. Así que caí en la cama sentada. Luego me jaló del brazo izquierdo con su mano derecha e hizo que me levantara. Le dije que me soltara porque me estaba jalando del cabello. En esos momentos estábamos entre el cuarto de Kevin (su novio) y el baño, que se encontraba abierto», contó Aguirre a los efectivos policiales de su país.

 

En sus declaraciones, Aguirre contó dónde escondió los restos del cuerpo. El Instituto de Medicina Legal de Perú confirmó que los restos hallados coinciden con los de Solsiret Rodríguez.

 

En otra parte de la declaración asegura que: «En esos momentos yo jalé mi brazo para que me soltara y ella retrocedió. El piso del baño se encontraba mojado, y ella cayó para atrás y vi que su cabeza se golpeó contra el lavadero y luego en el wáter. Todo esto pasó en un segundo, quedando su cuerpo tendido en el piso. Yo pensé que se iba a levantar y que me iba a perseguir porque salí del cuarto y me fui donde estaban los niños. Pensé que iba a ir contra ellos. Los abracé y me quedé con ellos por unos diez minutos”.

 

Luego habló de la participación de Kevin, a quien identificó como el “descuartizador”. “En esos momentos llamé a Kevin para preguntarle si ya estaba viniendo (a la casa), y me respondió que ya había salido. Le dije que los bebés estaban solos y que Solsiret no estaba con ellos. Kevin me contestó que ya estaba cerca, por la avenida Colonial. Cuando llegó le conté lo sucedido y me dijo que no me preocupara, que él iba a solucionar las cosas. Yo vi que Kevin se dirigió a la cocina, y vi que tenía entre sus manos un cuchillo largo de mango negro dirigiéndose al cuarto, mientras yo me quedé con los niños en la sala”.

 

Y prosiguió: “Dos horas después, Kevin salió de la habitación y se metió al baño para ducharse. Me dijo que no entrara al cuarto. Al salir, le pregunté qué había hecho. Él me contestó que había cortado una parte del cuerpo de Solsiret. En esos momentos no sabía que Solsiret estaba muerta, que no se había levantado. Yo estaba llorando y no sabía qué hacer. Él me dijo que me callara porque era mi culpa. Yo insistí que solo se había caído y que no podía ser mi culpa. Fue entonces que me dijo que teníamos que arreglar esto, volviendo a ingresar en el cuarto”.

 

Sin embargo, Aguirre en ningún momento cuenta por qué no buscó ayuda médica o policial para atender a Solsiret. Por otra parte, tanto Andrea como Kevin, durmieron –plácidamente- esa noche en la casa donde reposaba el cadáver de la joven activista. Así lo narró.

 

“Kevin salió del cuarto y al ingresar me percaté que ya no estaba el cuerpo de Solsiret. Me percaté que el baño estaba limpio. Pregunté dónde estaba el cuerpo, y Kevin me dijo que mejor no supiera porque me iba a desesperar. Kevin había escondido el cuerpo de Solsiret debajo de la cama y como ya eran las 8 de la noche y escuché la voz de Brian (el esposo de la víctima) que preguntaba por Solsiret, Kevin le dijo que aún no llegaba. Yo no quería ver a Brian y me fui al cuarto de su mamá. Kevin me dijo que su mamá no iba a llegar porque estaba en la casa de un familiar. Pero luego ambos nos fuimos a su cuarto y nos quedamos dormidos”.

 

Los padres de Solsiret, Rosario Aybar y Carlos Rodríguez, quieren llegar hasta el final en este caso, porque aseguran que más personas estarían involucradas en el asesinato de su hija.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook