Los Astros de Houston tratan de pasar la página del escándalo por el robo de señas en las campañas de 2017 y 2018. Pero los aficionados parece que intentarán recordárselo. El lunes, en Lakeland, Florida, José Altuve fue abucheado de manera ruidosa, en el parque primaveral de los Tigres de Detroit. Mientras, Miguel Cabrera estuvo allí para alentarlo.

 

El segunda base y otros titulares del equipo texano -Alex Bregman, Carlos Correa y Yuli Gurriel-, jugaron por primera vez en un encuentro de exhibición en la Liga de la Toronja.

 

En el quinto inning, la estrella de los siderales fue golpeado en uno de sus pies por un lanzamiento del relevista Nick Ramírez. El pelotazo se produjo después que Myles Straw conectó jonrón.

 

“Le dieron en el pie. No fue nada, ¿saben a qué me refiero?”, comentó el mánager de los Astros de Houston, Dusty Baker, a la agencia AP, tras la victoria de Houston 11-1. “No fue intencional”.

 

Altuve fue reemplazado por un corredor emergente. Igual los regulares del club sólo iban a participar cinco capítulos, de acuerdo con Baker.

 

El venezolano también restó importancia al bolazo y, aseguró que no prestó mucha atención a lo que gritaban algunos de los casi cinco mil aficionados que asistieron al estadio Joker Marchant.

 

“Escuchamos mucho ruido, eso es todo”, señaló Altuve. “Estamos enfocados en jugar béisbol. Necesitamos ir al terreno, estar listos y prepararnos para la temporada. En eso estamos pensando en este momento”.

 

Cabrera, amigo cercano de Atuve, le dijo al diario The Detroit News que cree en la palabra de Altuve cuando éste le asegura que no participó en el sistema de robo de señas, que determinó la investigación de MLB durante el receso de temporada. Apenas una semana atrás, Correa, su llave de dobleplays alrededor del segundo saco, reveló que a Altuve “no le gustaban los golpes al cesto de basura, que el equipo utilizaba para señalarles a los bateadores qué pitcheos venían”, reseñó MLB.com.

 

Cabrera afirmó que Altuve le participó varias veces que no usó el sistema de robo de señas.

 

“Nosotros sabíamos (de los métodos de los Astros para robar señas) desde hace mucho tiempo”, le dijo Cabrera al rotativo de Detroit el lunes. “Hace dos años, lo sabíamos. Cuando le pregunté otra vez este invierno, fue la misma conversación que tuvimos hace dos años”.

 

“Me ha ayudado toda mi carrera”, destacó Altuve, que ve a Cabrera como una figura paternal. “Cuando hablamos, siento que es entre nosotros. Hablamos casi todos los días, y si me pongo a decirles sobre todo lo que hablamos, podríamos pasar toda la noche aquí”.

 

El sábado, en el inicio del calendario de juegos de pretemporada para los Astros, los aficionados llevaron pancartas alegóricas al escándalo a la sede primaveral de Houston en West Palm Beach, donde enfrentaban a los Nacionales de Washington, el equipo con el que comparten complejo. Los carteles fueron retirados por personal de seguridad, antes que el encuentro fuera suspendido por lluvia.

(LVBP)

Comentarios Facebook