fbpx
#LoÚltimo
Francisco envió este mensaje a los infectados con el coronavirus: “Es tiempo de abrir la Biblia”
Febrero 26, 2020 -

El papa Francisco indicó durante el Miércoles de Ceniza que la Cuaresma es el tiempo “para apagar la televisión y abrir la Biblia” y recordó que el camino cuaresmal consiste en la “oración, ayuno y obras de misericordia”.

 

Así lo dijo el Santo Padre durante la Audiencia General realizada en la Plaza de San Pedro este miércoles 26 de febrero en la que dedicó su catequesis al tema de la Cuaresma con la imagen de la entrada en el desierto.

 

“Hoy Miércoles de Ceniza iniciamos el camino cuaresmal, camino de cuarenta días hacia la Pascua, hacia el corazón del año litúrgico y de la fe. Es un camino que sigue el de Jesús, quien al comienzo de su ministerio se retiró durante cuarenta días para rezar y ayunar, tentado por el diablo, en el desierto”, señaló el Papa y según reseñó la agencia Aciprensa.

 

En esta línea, el Pontífice reflexionó sobre “el significado espiritual del desierto” y añadió que “el desierto es el lugar para alejarse del ruido que nos rodea. Es la ausencia de palabras para dar cabida a otra Palabra, la Palabra de Dios, que acaricia nuestros corazones como una brisa ligera”.

 

“El desierto es el lugar de la Palabra, con mayúscula. De hecho, en la Biblia, al Señor le encanta hablarnos en el desierto”, dijo el Papa quien recordó que “Jesús amaba retirarse cada día en lugares desiertos para rezar”.

 

Además, el Santo Padre destacó que “en el desierto se reencuentra la intimidad con Dios, el amor del Señor” y que Jesús “nos enseñó cómo buscar al Padre, que nos habla en el silencio” pero reconoció que “no es fácil hacer silencio en el corazón”.

 

“La Cuaresma es el tiempo adecuado para dejar espacio a la Palabra de Dios, es el tiempo para apagar la televisión y abrir la Biblia. Es el tiempo para desconectarse del teléfono celular y conectarse al Evangelio”, afirmó.

 

En este sentido, Francisco señaló que “Jesús, llamándonos al desierto, nos invita a escuchar lo que importa” a lo esencial, ya que la Cuaresma “es el tiempo para renunciar a palabras inútiles” así como también a los “rumores y chismes” para “hablarle de tú al Señor”.

 

“Miremos nuestras vidas: ¡cuántas cosas inútiles nos rodean! Perseguimos mil cosas que parecen necesarias y en realidad no lo son. ¡Qué bueno sería para nosotros deshacernos de tantas realidades superfluas, para redescubrir lo que importa, para encontrar los rostros de quienes nos rodean!”, expresó el Papa.

 

Solidaridad con contagiados por el coronavirus

 

Francisco expresó su cercanía a todos los enfermos por el coronavirus y también “a las autoridades civiles y todo el personal sanitario que se están esforzando por asistir a los pacientes y detener el contagio”.

 

Él envió este mensaje durante la audiencia general que se celebró en la plaza de San Pedro, donde se congregaron muchas menos personas que otros miércoles y algunos fieles llevaban mascarilla.

Como en otras ocasiones, el papa no dudo en besar a los niños y saludar cuando se bajó del papamóvil.

 

El Vaticano comunicó el pasado lunes que se cancelaban algunos eventos programados en espacios cerrados para los próximos días tras el brote del coronavirus en Italia, aunque por el momento se mantenían la audiencia general que suele congregar a decenas de miles de personas.

 

En la región de Lacio, cuya capital es Roma, no se ha tomado ninguna medida restrictiva ya que no se han registrado casos de coronavirus, sino el del matrimonio de turistas chinos de hace varias semanas y que se están recuperando favorablemente en el hospital Spallanzani.

 

(Agencias)