Al inicio del conocido festival musical de Viña del Mar se informó que el vehículo donde se trasladaba el astro boricua Ricky Martin hacia la Quinta Vergara resultó apedreado. Aunque en el momento no se ofrecieron más detalles, Jorge Ramírez, productor encargado de manejar la estancia del cantante en Viña, le explicó al diario El Mercurio lo sucedido. 

 

Ramírez aseguró que la camioneta en la que viajaba el equipo del puertorriqueño, quedó en medio de un enfrentamiento entre manifestantes y los carabineros y que para poder llegar a su destino “tuvieron que sortear barricadas y piedrazas”. 

 

La descripción del productor sobre enfrentamiento, parece más el de una batalla campal entre ejércitos, que el de una protesta ciudadana contra la policía, aún tratándose de una no pacífica, pues no dudó en compararlo con “una emboscada en la época más violenta del narcotráfico colombiano”. También tildó a los manifestantes de “turba” que “se enfrentó a patadas con los patrulleros en moto, volaban rocas. Esa no era la manera de llegar al festival”. 

 

Según le contó el también director de Multimúsica a El Mercurio, del hotel habían salido tres camionetas, pero “por suerte, cambiamos al artista y no iba en el primer vehículo”. Pese a todo, refirió que Martin “fue el más sereno de todos” y especuló que “hubo la posibilidad cierta de una tragedia mundial por su importancia”. 

 

La postura de Jorge Ramírez acerca de las manifestaciones antigubernamentales en Chile desde el pasado noviembre, difieren de las del intérprete, pues antes su concierto del domingo, el artista comentó, entre otras cosas: “Siento mucha admiración por el pueblo chileno. Las protestas son importantes, dejarles saber a los líderes de nuestros países qué es lo que necesitamos (…)”, si bien subrayó que tales manifestaciones de descontento han de hacerse de forma ordenada.”

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook