Este martes, la Ópera de Los Ángeles, empleador por más de tres décadas del tenor español Plácido Domingo, publicó en su sitio web un resumen de  la investigación independiente que contrató para establecer la verosimilitud de las acusaciones sobre acoso sexual y otras conductas inapropiadas que pesan sobre el cantante y que fueron cometidas durante su estancia en esa institución. 

 

Las pesquisas estuvieron a cargo del bufete Gibson, Dunn & Crutcher LLP –Gibson Dunn–, que está dirigido por la abogada, exfiscal y juez de la Corte Superior de Los Ángeles, Debra Wong Yang y a partir de ellas se concluyó que las acusaciones contra Domingo son “creíbles”. 

 

Desde agosto de 2019 hasta la culminación del proceso, los abogados entrevistaron a 44 personas, incluyendo a las denunciantes, la gerencia de la Ópera de Los Ángeles, miembros de su junta y el acusado, y recibieron 10 denuncias de conducta inapropiada por parte del artista, en 1986 primero, cuando ejercía como Asesor Artístico y luego en 2019. 

 

La razón que aduce Gibson Dunn para otorgar credibilidad a las acusaciones, se basa en la similitud de los relatos ofrecidos por las agraviadas. En tal sentido, en resumen destaca que: “El nivel de incomodidad reportado por las mujeres varió, desde algunas mujeres que declararon que no eran incómodas hasta otras que describieron un trauma significativo. Algunas personas declararon que se sentían desanimados por denunciar mala conducta debido a la importancia y la estatura de Plácido Domingo”. 

 

Por su lado, Domingo ha tenido una posición inconsistente desde el inicio del caso. Inicialmente, negó haberse comportado inadecuadamente con sus coestrellas y otros miembros del personal y afirmó que todas las interacciones que tuvo con las mujeres que le acusan por conducta inapropiada, se realizaron bajo mutuo consentimiento. 

 

Esta misma versión fue la que voluntariamente le ofreció al bufete mientras se desarrollaba la investigación. Gibson Dunn encontró las negativas del cantante parcialmente creíbles. 

 

Posteriormente, admitió que en conductas que hoy se juzgan inaceptables, no eran evaluadas del mismo modo en el pasado y la emprendió contra la agencia Associated Press, a la que acusó de querer destruirlo, luego de que publicara una investigación sobre el caso. 

 

“Reconocemos que las reglas y estándares por los cuales somos, y debemos ser, medidos hoy son muy diferentes de lo que eran en el pasado. Tengo la suerte y el privilegio de haber tenido una carrera de más de 50 años en la ópera y me mantendré en los más altos estándares”, dijo entonces. 

 

Finalmente, después de que se hiciera pública una investigación del sindicato de trabajadores de la ópera en los Estados Unidos, AGMA, el 25 de febrero pasado, Plácido Domingo admitió “toda la responsabilidad” por sus actos y pidió perdón a las afectadas y al público. 

 

El escándalo puso fin a una fructífera carrera del tenor en Estados Unidos. Al inicio del conflicto, decidió retirarse del cartel del Metropolitan de Nueva York, donde había trabajado por 50 años, luego de que los trabajadores protestaran su presencia. Producto de las circunstancias, también dimitió de la Ópera de Los Ángeles el pasado 02 de octubre. 

 

Sin embargo, Domingo había continuado cantando en Europa, pero una vez se publicó la investigación de la AGMA, canceló su aparición en el Teatro Real de Madrid prevista para el 28 de febrero y, de acuerdo con el diario El País, esta semana suspendió un concierto que tenía pautado en Londres. 

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook