Con la misma supuesta fuente y hasta con idénticas frases textuales, las grandes agencias de noticias anunciaron ayer (martes 17) que el Fondo Monetario Internacional había rechazado la solicitud de Venezuela de un crédito rápido por 5 mil millones de dólares para fortalecer su sistema de salud ante el brote de coronavirus. Parece tratarse de una acción para ahorrarle al EEUU los «daños colaterales» de bloquear la legítima solicitud venezolana.

 

Las agencias AP (de EEUU), AFP (Francia), EFE (España) y la especializada en mercados Bloomberg (también de EEUU), anunciaron tajantemente que el Fondo había rechazado la petición presentada el martes con el argumento de que entre los miembros no hay acuerdo en torno al reconocimiento del gobierno en la nacion suramericana, según el seguimiento que desde anoche viene haciendo el blog LaTabla.

 

“Desafortunadamente, el Fondo no está en condiciones de considerar esta solicitud. Como hemos mencionado antes, el compromiso del FMI con los países miembros se basa en el reconocimiento oficial del gobierno por parte de la comunidad internacional, como se refleja en la membresía del FMI «, dijo el portavoz en un comunicado. «No hay claridad sobre el reconocimiento en este momento», expresó AP en una nota (la primera de la andanada informativa) firmada por su antiguo corresponsal en Caracas, Joshua Goodman.

 

Por su parte AFP (una de las más citadas, incluso por la plataforma rusa RT), indicó que «la institución multilateral con sede en Washington rechazó el pedido de financiamiento del presidente venezolano, Nicolás Maduro, conocido más temprano el martes, evocando la controversia sobre la autoridad del mandatario.»

 

En todas las notas distribuidas por las cuatro agencias citadas se atribuye la información a un portavoz o vocero oficial que nunca es identificado, sin precisar las razones para no hacerlo.

 

Pero además se hace referencia a un comunicado que habría sido recibido por las redacciones de los respectivos medios informativos.

 

Incluso, Goodman (de AP), refiere en un tuit de su cuenta al perfil noticioso del FMI, @IMFNews, donde supuestamente está colgado el comunicado. Sin embargo el dato es falso y hasta hoy al mediodía no ha ningún documento al respecto en la plataforma de microblogging.

 

Adicionalmente una revisión constante a la página web del FMI, http://imf.org, confirma que no hay ninguna información respeto al pedimento del gobierno venezolano.

 

El punto es que si la información es real no parecer ser consistente la opacidad absoluta del portavoz, lo que además se torna mucho más sospechoso ante la ausencia de un comunicado público. Eso es lo habitual y así lo maneja el FMI según la estructura de su portal web, donde se puede explorar toda la información dirigida a medios en su sección de «newsroom» o «sala de prensa». La más reciente referencia a Venezuela data del mes de noviembre de 2019.

 

Como si no fuera suficientemente extraño, llama la atención que la agencia británica Reuters (también especializada en economía y finanzas) no se ha hecho eco de la supuesta decisión del FMI.

 

Una revisión a su portal permite confirmarlo, y no parece que haya sido como consecuencia de un «tubazo» colectivo de la competencia sino por una decisión deliberada de la jefatura de la agencia que no considera confiable al supuesto vocero.

 

Si bien era previsible el rechazo de los países miembros que reconocen el ficticio «gobierno» de Juan Guaidó (como EEUU) a la petición de Nicolás Maduro, es ilógico considerar como creible que en cuestión de horas el directorio ejecutivo o cualquier otra instancia hayan considerado el punto y tomado una decisión. Sin duda, considerando además que existen figuras como el veto, la decisión será descartar la solicitud, pero es completamente improbable que formalmente eso haya ocurrido.

 

En una línea interpretativa, el desarrollo de la versión del rechazo en lo mediático pretende ahorrarle a EEUU el costo político de oponerse al petitorio venezolano (amparado en el ofrecimiento de las autoridades del Fondo el 4 de marzo). Asimismo al darlo como un hecho cumplido el directorio se verá obligado a confirmarlo sin debate y con muy baja exposición pública. Están apostando a sacar el tema de la agenda a través de una avalancha noticiosa.

 

Sin embargo el hecho es que Venezuela ya se ganó el derecho de exigir una respuesta.

 

(@latablablog Exclusiva para LaIguana.TV)

Comentarios Facebook