EDUARDO-SERRANO-C.jpg

Este jueves 26 de marzo el actor Eduardo Serrano, en conversación telefónica desde Miami con el diario La Verdad, aparte de hablar de sus nuevos planes en el ámbito dramático, se permitió emitir algunas opiniones sobre el proceso revolucionario que hoy se vive en Venezuela.

Serrano, de acuerdo al texto que recoge esta entrevista, con sentimientos de «tristeza» y de «frustración», se permitió expresar que nuestro país actualmente se encuentra sumido en el horror, en el libertinaje y en la impunidad.

«No se puede salir a protestar porque la policía te mete preso y nadie dice nada. Tal vez yo mismo vaya preso por decir esto», dijo el actor. Es obvio que Serrano no se refiere a los cientos de terroristas guarimberos que, después de quemar y destruir bibliotecas, comunidades y ministerios, todavía hoy se encuentran conspirando libres y orondos por los caminos de la patria.

Es muy fácil expresar cualquier incoherencia y comentario sin arraigo en lo real, cuando has vivido 12 años en gringolandia. La canalla mediática y sus teatros constantes se terminan convirtiendo en el único universo posible.

Pero esa no fue la opinión atroz que se permitió formular el veterano actor. Con respecto a los conflictos entre EE.UU. y Venezuela dijo lo siguiente: «La única medida que solicitaría a los Estados Unidos sería la de no comprarle una gota más de petróleo a Venezuela. Sin tiros ni muertos. Sé que esto generaría más hambre, pero sería una manera de presionar para que Maduro tome conciencia».

No dejan de resultar infames e irónicas estas declaraciones, sobre todo viniendo de un personaje que se permite decir «para mí mi país es lo primero». Cuando una patria se quiere, se ama y se siente en lo más profundo, para ella los únicos deseos posibles son los del bienestar y la felicidad plena.

Para la tierra de uno no se desea hambre, ni males, ni ningún tipo de dolores. Eso es lo que precisamente el señor Eduardo Serrano parece desearle a su país de origen.

 

(LaIguana.TV)

 

Comentarios Facebook