fbpx
#LoÚltimo
Las marramucias de POLAR con la harina de maíz y por qué cadena española ya no la venderá
Septiembre 27, 2017 -
La Iguana Google Plus

cuadro-flour.jpg

La cadena de supermercados española Mercadona ha decidido no seguir comercializando la popular harina de maíz PAN, debido a las prácticas desleales empleadas por Lorenzo Mendoza y sus socios para incrementar, de forma desproporcionada, el costo en Europa de este bien básico. Los inmigrantes venezolanos y colombianos residenciados en la península ibérica, a partir de ahora, podrán adquirir a un precio más bajo una harina de origen italiano que no tiene nada que envidiarle a la fabricada por la transnacional criolla.

 

La harina PAN que se vende en Europa es fabricada por Empresas Polar en territorio norteamericano. En España se expende en grandes supermercados como El Corte Inglés y Carrefour. Este producto también colma las estanterías de las pequeñas bodegas. Entre sus principales consumidores se encuentran los ciudadanos de origen venezolano, colombiano, ecuatoriano y peruano. Desde la década de los 90 del siglo pasado, esta marca, perteneciente al magnate Mendoza, había impuesto en el mercado un monopolio comercial contra el cual era casi imposible competir.

 

El empresario español Juan Roig Alfonso, dueño de Mercadona, al percatarse de que el referido producto llegaba a sus estanterías después de pasar por dos empresas intermediarias pertenecientes al mismo grupo importador, no tardó en tomar las medidas necesarias para corregir lo que a su juicio constituía un “sacrilegio comercial”. La solución: sustituir la harina PAN por un producto idéntico cuyo costo de importación fuese más bajo.

 

La directiva de Mercadona contactó entonces al fabricante italiano Molino Favero. Este último accedió a diseñar un producto que sustituyera la harina en cuestión, sin generar un impacto negativo en la población. Luego de concluido este proceso, un grupo de consumidores habituales participó en las catas a ojos cerrados. Alrededor del 80% dio el visto bueno. La nueva marca estaba lista para sustituir a su competidora.

 

Con la eliminación de esta dependencia Mercadona logró resolver dos problemas:

 

1- La empresa ya no se encuentra sometida al yugo especulativo del productor (Polar) y de sus secuaces intermediarios (miembros del grupo Goya Foods).

 

2- Mercadona ahora ofrece la nueva harina Nuture por un precio de 1,5 euros, lo que equivale a una importante rebaja del 35%.

 

Esta decisión, debido a que Mercadona es la cadena con mayor cuota en el mercado español, supone un duro golpe para Empresas Polar y para el grupo distribuidor Goya. Eliminar los intermediarios y gestionar su propia marca, en definitiva, fue la decisión más inteligente. Un buen método que debería ser copiado e implementado por quienes hoy día gobiernan en estas latitudes.

 

(LaIguana.TV)