Los bancos españoles CaixaBank, Sabadell y Cajamar no han permitido que el autoproclamado “presidente encargado”, Juan Guaidó, asuma el control de las de las cuentas bancarias que la Corporación Venezolana de Guayana (CVG) Internacional tiene en estas entidades, en las que habría unos  20 millones de euros.

 

De esta forma, el diputado opositor no ha podido apropiarse —para su uso personal— de estos recursos que son de la nación venezolana, tal y como lo ha hecho en el caso de Citgo en Estados Unidos y Monómeros en Colombia.

 

Guaidó nombró a Manuel Castells como administrador único de CVG Internacional Filial Europea SL, cuya sede está en la ciudad de Madrid.

 

El pasado de Castells como funcionario público es bastante turbio. Fue presidente de Venalum durante los gobiernos de Jaime Lusinchi, en los años 1984-1986, y de Carlos Andrés Pérez, entre 1989 y 1993. En ese tiempo se le vinculó con hechos de corrupción y la transferencia de activos a empresas privadas como Coralum y Sural. Además, promovió la privatización del sector aluminio en el país.

 

Así este dúo pretende adueñarse de este importante activo venezolano que se encuentra en España.

 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook