Más de 500 desertores del Ejército venezolano que se unieron a la aventura golpista de Juan Guaidó en febrero de 2019 están en las calles de Cúcuta buscando algún ingreso que les permita alimentarse, pero con la cuarentena decretada a causa del coronavirus, los exfuncionarios se encuentran al borde del hambre y no han recibido ayuda ni del Gobierno de Iván Duque ni de Guaidó, por quien dejaron su carrera en Venezuela, informó este lunes RCN Radio. 

 

“En Cúcuta aún permanecemos más de 500 exmilitares que estamos pasando necesidades y la situación nos llevó a trabajar en varias tareas, inclusive en la calle, para poder sobrevivir. Sin embargo, ahora con esta cuarentena no tenemos con que comer y por eso le pedimos ayuda al Gobierno de Colombia y de Juan Guaidó”, declaró uno de los exmilitares.

 

Durante la entrevista, se quejó del aprovechamiento de las autoridades del vecino país cuando desertaron, que nunca se tradujo en un apoyo real, especialmente en este momento, donde la pandemia los ha puesto contra las cuerdas.

 

“No veo por ningún lado a los políticos que nos invitaron a pasar a Colombia ayudándonos ahora que los necesitamos. Para ellos es fácil decir que se queden en la casa y no tienen en cuenta las necesidades que muchos de nosotros estamos atravesando en la actualidad”, dijo.

 

Durante la misma conversación, el exefectivo castrense resaltó que muchos de ellos no podían volver al país y la precariedad les ha empujado a ejercer labores en la economía informal e, incluso, en situación de calle. “Estamos necesitando asistencia por parte de ambos gobiernos, como lo prometieron antes de salirnos del Ejército venezolano”, remató. 

 

(LaIguana.TV)

 

]]>

Comentarios Facebook