En 1976, William Garrison fue condenado a cadena perpetua luego de que asesinara a tiros a un hombre durante un atraco, en Míchigan, Estados Unidos.

 

Al hombre, quien en ese entonces solo tenía 16 años, se le redujo su sentencia en enero pasado y se le ofreció la libertad condicional; sin embargo, él prefirió seguir tras las rejas porque no quería ser supervisado cuando saliera, informó CNN.

 

Poco después, a Garrison le volvieron a hacer ese ofrecimiento, teniendo en cuenta su edad (60 años) y la expansión del coronavirus; en esta ocasión, él aceptó la propuesta y se fijó su salida de la cárcel para mayo de este año, indicó la cadena de noticias.

 

Lamentablemente, el estadounidense falleció el pasado 13 de abril; un examen que se le hizo después de su muerte reveló que fue a causa de coronavirus, agregó el medio.

 

Chris Gautz, vocero del Departamento de Correcciones de Míchigan, aseguró en un comunicado —conocido por Fox News— que días antes de la muerte del hombre, las autoridades sanitarias fueron “de celda en celda” a inspeccionar a los prisioneros y que Garrison no mostró ningún síntoma de COVID-19.

 

Gautz también indicó que fue una situación “desafortunada en todos los sentidos”, concluyó el medio.

 

(Pulzo)

]]>

Comentarios Facebook