“Las fronteras se van a calentar más con el levantamiento de la cuarentena en Colombia, porque se trata de una medida que no responde a criterios médicos sino que obedece a los intereses de un sector de la oligarquía”, advirtió Juan Carlos Tanus, presidente de la Asociación de Colombianos y Colombianas en Venezuela.

 

Comentarios Facebook

Señaló que ya el clima social en los departamentos fronterizos, en especial Norte de Santander, está caldeado por el flujo de venezolanos procedentes de otras regiones del país. “El alcalde de Cúcuta ha dicho que hay 37 mil venezolanos esperando para entrar a Táchira. Están sin ninguna ayuda porque Colombia no pudo o no quiso darles apoyo. El dinero que aportaron los organismos internacionales se lo repartieron con las ONG vinculadas a la oposición venezolana. Por eso es que en Itagüi (Antioquia) hay unos 200 venezolanos que se dirigen a Cúcuta. De Cali salieron seis autobuses; de Ipiales salieron cuatro autobuses, a lo que deben sumarse todos los que vienen de Quito y Guayaquil”, señaló Tanus.

 

A su juicio, levantar la cuarentena es una medida que el gobierno de Iván Duque toma para favorecer el flujo de caja de empresarios vinculados a su entorno, tal como lo hizo con Avianca, cuando retrasó todo lo que pudo la suspensión de los vuelos desde y hacia Estados Unidos.

 

“Los pobres van a volver a las calles y se van a contagiar para defender los intereses de los ricos, que van a seguir bien resguardados en sus casas. La oligarquía juega a sacrificar más vidas de obreros y empleados para que no se reduzca su flujo de caja”, expresó.

 

Según el dirigente, la emergencia sanitaria del Covid-19 muestra la extrema vulnerabilidad de todos los trabajadores y sectores populares en Colombia, como consecuencia de un sistema de salud que fue reformado para convertirlo en otro de los grandes negocios de las familias adineradas de la nación vecina. Los migrantes venezolanos son una pieza particularmente débil y eso explica por qué miles de ellos han retornado al país o quieren hacerlo.

 

Al analizar cifras emitidas por el gobierno colombiano, Tanus muestra la dimensión del problema. El 3 de abril se dijo que había 1 millón 825 mil  venezolanos en Colombia. Pero de ellos, solo 800 mil son población migrada regularizada, con algún documento. De esa porción, 731 mil 650 son colombianos con doble identidad. Esto significa que los venezolanos sin doble nacionalidad que tienen acceso a los servicios de salud son apenas algo más de 69 mil personas. La preocupación es por el millón 25 mil que, según los números oficiales, se encuentran en condición irregular y, por tanto, no tienen derecho a la salud.

 

“Eso explica la presión de los venezolanos por retornar al país, que está caldeando las fronteras. Esos migrantes fueron víctimas de una gran estafa impulsada por la oposición venezolana, en la que Colombia jugó un papel importante, en especial recaudando dinero de entes internacionales que no fue usado para los fines planteados, sino para el beneficio particular de esos sectores políticos”, enfatizó Tanus.

 

Colombia en descomposición social y política

En entrevista exclusiva para LaIguana.TV, Tanus analizó el problema sanitario colombiano a partir de la coyuntura de la pandemia.

 

“Iván Duque ha emitido 72 decretos durante la emergencia y ninguno sirve para ayudar a la clase trabajadora, a las clases populares. Todos son para beneficiar a la oligarquía. El Covid-19 en Colombia no es atendido por el Estado. La Ley 100 del año 1993 generó el proceso de privatización de la salud. Se crearon las Empresas Prestadoras de Salud (EPS) para que la oligarquía pudiera apropiarse de todo el presupuesto sanitario de la nación”.

 

Explicó que, en teoría, el sistema de seguridad social se basa en dos regímenes: uno subsidiado y otro contributivo. Mediante el contributivo, los trabajadores y patronos aportan para pagar la salud. Los fondos van a las EPS, que definen planes para cada nivel de atención. El esquema subsidiado es para los pobres. Las mismas EPS reciben dinero del Estado para atender a las personas de menos recursos, prestan el peor servicio posible porque el gran negocio de los empresarios del ramo es que el usuario acuda lo menos posible. “Dan citas cada seis meses y cuando los pacientes van, los resuelven con algún medicamento barato. Ese esquema fracasó hace tiempo, pero ha colapsado en esta emergencia. Las EPS no tienen capacidad para aplicar pruebas rápidas para detectar el Covid-19 ni mucho menos atender a un contagiado. Si la población nativa no tiene acceso a la salud, menos aún la migrada, por eso hay una enorme población venezolana que no va a poder ser atendida. Por ejemplo, los que están en situación irregular no son recibidos por el sistema contributivo porque no trabajan oficialmente (solo lo hacen de manera clandestina o en la informalidad) ni tampoco en el subsidiado porque no tienen documentos. Eso explica por qué tratan de regresar a Venezuela”.

 

Lo más grave del punto es que las políticas que está poniendo en práctica Duque no van a resolver el problema de salud, sino que lo van a agravar. Esto incluye, según Tanus, los decretos aprobados durante la cuarentena y proyectos de ley que se vienen procesando desde antes de la pandemia.

 

“Duque es un arlequín de la oligarquía y representa todas sus variables sustanciales. Es déspota, es hampón, es un sicario social, no tiene asco para engañar a 49 millones de colombianos ni para traicionar. Llegó con trampa, con compra de votos, con matanzas, con dinero del narcotráfico. Duque necesita cumplirle al imperio, cumplirle a la oligarquía. Estos decretos se orientan a fortalecer el sistema financiero, a las transnacionales, a proteger los intereses de la oligarquía”, sostuvo.

 

Según el dirigente de los colombianos y las colombianas en Venezuela, la realidad es que Colombia vive una situación de descomposición política, ante la cual hay un fuerte inconformismo social, pero que no alcanza todavía el punto de ebullición. “Está muy lejos de un punto de no retorno y Duque tiene el control del aparato represivo”, puntualizó.

 

(Clodovaldo Hernández / LaIguana.TV)

Comentarios Facebook
center>