Mientras el mundo lucha por no caer frente al coronavirus, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, ve en este período una buena oportunidad para empezar a retomar las relaciones diplomáticas con Venezuela. Siempre que el presidente constitucional, Nicolás Maduro, dimita.

 

En estos términos describía el 29 de abril por teleconferencia Mike Pompeo sus aspiraciones en lo referente a las relaciones entre EE.UU. y Venezuela, donde espera que pronto ondee de nuevo la bandera de su país.

 

«He ordenado a mi equipo que empiece a pensar en cómo reabrir la Embajada de Estados Unidos, tan pronto como Nicolás Maduro dimita y confío en que alzaremos de nuevo esa bandera en Caracas», dijo Pompeo.

 

(Sputnik)

Comentarios Facebook