Las petroleras estadounidenses Chevron y Exxon Mobil presentaron este viernes el balance del primer trimestre del 2020. Mientras Chevron obtuvo ganancias por 3.600 millones de dólares en comparación con el mismo periodo de 2019; Exxon Mobil perdió 610 millones de dólares en el mismo periodo.

 

En ese sentido, la petrolera estadounidense Chevron anunció que comenzará a aplicar medidas de ahorro ante el desplome de la demanda de crudo por la pandemia de coronavirus, informó la agencia AFP.

 

La firma, que anunció un beneficio neto de 3.600 millones de dólares en los tres primeros meses del año, un aumento de 36% respecto al mismo período de 2019, comenzará a aplicar medidas de austeridad porque presentó una baja de 10,5% en la facturación por la crisis del coronavirus.

 

Su director ejecutivo, Michael Wirth, dijo que en el primer trimestre Chevron había logrado escapar relativamente del desplome del crudo, que comenzó en marzo debido al parón de la demanda por la pandemia.

 

«Los resultados financieros de los próximos trimestres se verán afectados si persisten las actuales condiciones del mercado», dijo.

 

Chevron, que ya había reducido en 20% su presupuesto de inversiones para colocarlo en 16.000 millones, pero ahora anunció un nuevo ahorro de 2.000 millones para dejarlo en 14.000 millones de dólares; mientras también se ahorrará otros 1.000 millones en el presupuesto de gastos operativos.

 

Con estas medidas, se busca «proteger los dividendos» de los accionistas, dijo Wirth. La acción de Chevron bajó más de 14% desde principios de año. No obstante, la firma suspendió la recompra de papeles, otro medio para compensar a los accionistas.

 

Exxon Mobil perdió

 

Por su parte, la mayor petrolera estadounidense, Exxon Mobil, anunció este viernes que perdió 610 millones de dólares en el primer trimestre de 2020, frente a los 2.350 millones que ganó en el mismo tramo de 2019, principalmente debido al impacto de la pandemia del Covid-19 sobre la demanda y la oferta de crudo.

 

En un comunicado, la firma con sede en Irving, Texas, divulgó que su facturación entre enero y marzo bajó a casi 12% interanual, hasta 56.158 millones de dólares, y su producción en ese mismo periodo ascendió a unos 4 millones de barriles diarios de producto equivalente al petróleo, un 2% más, cita un despacho de la agencia EFE.

 

“El Covid-19 ha impactado significativamente en la demanda a corto plazo, dando lugar a unos mercados sobreabastecidos y una presión sin precedentes sobre los precios y márgenes de la materia prima”, explicó el máximo ejecutivo de Exxon, Darren Woods.

 

En respuesta a las “condiciones de mercado”, el ejecutivo anunció un recorte de gastos de capital del 30 % hasta finales de año y una reducción en los gastos de operación en efectivo del 15 %.

 

La petrolera indicó que ha registrado un cargo de 2.900 millones por amortizaciones relacionadas con los “bajos precios de la materia prima y deterioro de activos”.

 

El mayor golpe para Exxon fue en el negocio de “upstream” (extracción de hidrocarburos), en el que obtuvo 536 millones, 81% menos frente a los 2.876 que ganó en el primer trimestre de 2019, especialmente perjudicado por el área de Estados Unidos, en la que perdió 704 millones, y que atribuyó a los “débiles precios” del crudo y el gas natural.

 

En el negocio de “downstream” (refinado y comercialización), la petrolera registró pérdidas trimestrales de 138%, desde 256 millones hasta 611, y explicó que la “importante caída en la de manda de combustible para aviones” llevó a unos menores márgenes industriales.

 

“Mientras gestionamos estos tiempos difíciles, no perdemos de vista los principios fundamentales a largo plazo que dirigen nuestro negocio. La actividad económica volverá, y las poblaciones y estándares de vida se incrementarán, lo que a su vez generará demanda para nuestros productos y una recuperación del sector”, opinó Woods en el mencionado comunicado.

 

(LaIguana.TV)

]]>

Comentarios Facebook