Este 3 de mayo iniciaron en Venezuela una serie de incursiones marítimas en la zona costera de Macuto, estado La Guaira (norte), por parte de grupos armados procedentes de Colombia que fueron neutralizados por acciones conjuntas entre la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) y las Fuerzas de Acciones Especiales (FAES).

 

Sin embargo, la denominada «operación Gedeón», que busca generar desestabilización, violencia y atentar contra miembros del Gobierno venezolano, tuvo su continuidad este lunes y, nuevamente, las fuerzas de seguridad del Estado venezolano le hicieron frente, esta vez, con el apoyo del pueblo organizado en la localidad de Chuao, ubicada en el estado Aragua (norte).

 

La «Operación Negro Primero», que mantiene activa la FANB y las  FAES en defensa del territorio venezolano, ha logrado, hasta el momento, la captura de 13 terroristas, entre ellos dos ciudadanos estadounidenses. Como parte de los enfrentamientos, las fuerzas venezolanas informaron sobre la baja de ocho personas, entre ellos, uno de los líderes de la incursión, Robert Colina Ibarra, alias Pantera.

 

Durante las operaciones se han logrado incautar diez fusiles, una pistola Glock 9 milímetros, dos ametralladoras AFAG, seis vehículos terrestres tipo camionetas, una lancha con dos motores fuera de borda, dos cuadernos con detalles de la operación violenta, teléfonos satelitales, identificaciones, uniformes, un casco con la bandera estadounidense, y cartuchos cargados de diferentes calibres, según reveló el ministro de Interior, Justicia y Paz de Venezuela, Nestor Reverol.

 

¿En qué consistió la incursión armada?

 

Los grupos armados, procedentes de Colombia, tenían previsto infiltrarse en territorio venezolano por vía marítima, utilizando como lugares de entrada las costas de Macuto, en el estado La Guaira (norte), y las costas de Chuao, ubicada en el estado Aragua (norte). El objetivo era generar desestabilización, asesinar miembros del Gobierno venezolano y concretar un golpe de Estado, como aseguró Colina Ibarra en un video que circulara en las redes sociales.

 

El militar desertor Javier Nieto, en una entrevista a un medio en Miami, reveló detalles de la operación -que para él aún continúa- y dijo que el objetivo último es detener al presidente venezolano Nicolás Maduro y llevarlo a Estados Unidos para ser juzgado por presuntos delitos de narcotráfico.

 

En fecha reciente, las autoridades estadounidenses formularon cargos contra el mandatario Maduro, a quien acusaron de manera infundada de liderar un grupo de narcotraficantes y ofrecieron una recompensa de 15 millones de dólares por su captura y llevarlo a territorio norteamericano para supuestamente ser juzgado.

 

Según sus cabecillas, el grupo armado se apropia del término «Gedeón» para identificar su incursión armada contra Venezuela, referido al quinto de los jueces del pueblo judío del antiguo Israel, que preparó un ejército de 300 hombres para atacar a los madianitas.

 

¿Quiénes están implicados?

 

Al frente del grupo armado se encontraba Colina Ibarra, así como el desertor Javier Nieto Quintero, y el director ejecutivo de Silvercorp USA, Jordan Goudreau, exsoldado estadounidense que estaría a cargo del entrenamiento de tres campamentos de desertores de la FANB, y coordinados por el golpista Clíver Alcalá Cordones.

 

En las acciones de este lunes se capturaron a Rodolfo Rodríguez y Yerferson Fernández, ambos expolicías desertores, según informara el presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) de Venezuela, Diosdado Cabello.

 

Además, indicó la detención del líder de la operación armada contra Venezuela, Antonio Sequea, quien habría participado en el intento frustrado de golpe de Estado el 30 de abril de 2019. También fueron apresados, Gustavo Adolfo Hernández, así como los estadounidenses Luke Alexander Denman y Airan Berry.

 

El terrorista Javier Nieto ratificó a un medio de prensa su participación con la «operación Gedeón», con el claro propósito de provocar un cambio de Gobierno por la fuerza en Venezuela y abrir espacio a la «transición» que ha promulgado el diputado opositor, Juan Guaidó.

 

Según el fiscal general de Venezuela, Tarek William Saab, «surgieron evidencias contundentes» que vinculan directamente a Guaidó, en esta operación, quien junto al golpista Clíver Alcalá Cordones, contactaron con la empresa de seguridad Silvercorp USA, con sede en Florida, «una contratista especializada en problemas irregulares, que presta servicios de asesoría a corporaciones en evaluación de riesgos, en negociaciones de casos de secuestros y extorsiones», para emplear sus servicios ascendentes a 212 millones de dólares.

 

¿Quién es Robert Colina Ibarra, alias pantera?

 

Colina Ibarra dirigía el campamento de entrenamiento número 3, en la localidad de Riohacha (norte de Colombia) y otro de los implicados en la operación de inflitración de arsenal militar en territorio venezolano, frustrado por la Policía de tránsito colombiana el pasado 23 de marzo.

 

El jefe de esa operación era el golpista Alcala Cordones, quien ha reconocido que alias pantera era su hombre de confianza para este tipo de acciones contra el Gobierno venezolano.

 

¿Qué implicación tienen Colombia y EE.UU.?

 

En reiteradas ocasiones, el vicepresidente sectorial de Comunicación venezolano, Jorge Rodríguez, ha denunciado ante la opinión pública internacional que en Colombia existen tres campamentos «donde entrenan a mercenarios para activar planes contra Venezuela».

 

De igual forma, el propio Alcalá Cordones aseguró a la emisora colombiana WRadio que el contrato para la compra del arsenal militar incautado en marzo pasado se realizó con agencias de Estados Unidos (EE.UU.) y el conocimiento de Colombia.

 

Además, también habló sobre un plan para generar desestabilización en Venezuela y en el cual participaba el diputado opositor autoproclamado presidente, Juan Guaidó, quien habría firmado un contrato para una operación militar en esa nación.

 

El golpista aseguró que se planeaba un golpe de Estado contra el presidente Nicolás Maduro, y que en el referido contrato también participó el asesor político Juan José (J.J.) Rendón, junto a otros involucrados.

 

Por su parte, las autoridades colombianas han negado su implicación en la nueva agresión contra Venezuela al asegurar que «se trata de una acusación infundada, que intenta comprometer al Gobierno de Colombia en una trama especulativa».

 

Asimismo, en días recientes, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, afirmó que continuarán ejerciendo presión contra el Gobierno venezolano, sancionado y bloqueado ilegalmente, y no descartó en reabrir la Embajada de su país cuando haya un cambio de autoridades.

 

Primera «operación Gedeón» en Venezuela

 

Fue una operación militar ocurrida el 15 de enero de 2018 en la parroquia de El Junquito, y en la cual fue desarticulado el grupo armado encabezado por Óscar Pérez, vinculado a una célula terrorista, luego de atacar el Tribunal Supremo de Justicia de ese país en 2017, así como el robo de armas en el Fuerte de Paramacay.

 

En el operativo participaron varias fuerzas de seguridad venezolanas, como el FAES, la GNB y Policía Nacional Bolivariana (PNB).

 

(teleSUR)

]]>

Comentarios Facebook