Un grupo de 28 venezolanos que emigró a Perú meses atrás, intentan retornar a pie a su país que en Perú fueran maltratados y en plena cuarentena por el coronavirus resultaran echados de sus trabajos, viviendas y se quedaran sin un centavo para comer y sobrevivir.

 

Un grupo de 28 venezolanos que emigró a Perú meses atrás, intentan retornar a pie a su país que en Perú fueran maltratados y en plena cuarentena por el coronavirus resultaran echados de sus trabajos, viviendas y se quedaran sin un centavo para comer y sobrevivir.

 

Un reporte de la agencia AFP reseña que la única misión que tiene este grupo es volver a casa. Lo conforman 28 venezolanos, entre ellos 7 mujeres, una de ellas embarazada, y un perro que adoptaron en Lima. Llevan sus maletas y la esperanza del retorno.

 

Cuando la agencia francesa los entrevistó caminaban por la ruta Panamericana rumbo al norte, hacia la frontera con Ecuador, donde seguramente se les prohibirá el paso, porque el régimen de Lenín Moreno ya ha evitado que otro grupo de venezolanos, bajo las mismas condiciones de vulnerabilidad llegaron hasta la frontera con Colombia para regresar a Venezuela y fueron atacados con lacrimógenas y maltratados por los efectivos policiales quienes no los dejaron salir del país.

 

«La situación de nosotros es muy dramática, no tenemos plata para devolvernos, no tenemos comida, no tenemos donde dormir, por eso regresamos a nuestro país», dijo por teléfono a la AFP Orangel Cabezas, de 42 años de edad, quien agregó que trataron de aguantar las condiciones de la cuarentena y el aislamiento pero no pudieron porque los echaron.

 

«Tratamos de aguantar la cuarentena y el aislamiento, pero no pudimos, salimos de nuestras casas desalojados. Nuestra meta era para poder mantener a nuestros hijos, nuestros padres», manifestó Cabezas.

 

Los 28 se congregaron en un centro comercial en el norte de Lima el miércoles y tuvieron que burlar los controles policiales en la ruta.

 

«La policía no nos dejaba salir. Perú se portó muy bien con nosotros; si pudiéramos quedarnos, nos quedábamos», indicó Cabezas, a quien la situación le produce sentimientos encontrados.

 

Al grupo lo espera una larga travesía a través de Ecuador y luego Colombia, hasta llegar a Venezuela. Hay personas entre los 19 y 60 años de edad.

 

«Hemos dormido sobre cartones en un refugio de una familia que son como ángeles. El frío fue muy intenso, hasta mojó la grama», comentó Cabezas, quien asegura que hasta ahora todos están sanos y ninguno tiene coronavirus.

 

«Traemos 200 mascarillas y alcohol, todos estamos sanos. El coronavirus es invisible; pero hasta ahora, gracias a Dios, estamos bien», añadió.

 

Desde que se agravó la crisis sanitaria del coronavirus, sobre todo en países como Colombia, Brasil, Ecuador, Chile y Perú -todos con gobiernos conservadores y de extrema derecha que no ejecutar acciones preventivas como en Venezuela- más de 50.000 venezolanos han decidido retornar a su país.

 

En el caso de Perú, el comportamiento de los contagios por COVID-19 está totalmente descontrolado y las infecciones se han vuelto exponenciales, al punto de contabilizar un promedio diario de más de 4.000 infectados. Es el tercer país del continente americano con más casos positivos, únicamente por detrás de Estados Unidos, epicentro mundial del brote, y Brasil, tercer país con más contagios en el mundo.

 

A la fecha Perú registra casi 110.000 casos positivos y 3.148 muertes, con una curva de contagios que sigue apuntando al cielo y de forma descontrolada, que ha convertido al país en el número 12 con mayor cantidad de casos en el mundo.

 

(LaIguana.TV)

]]>

Comentarios Facebook