El filósofo y analista político Miguel Ángel Pérez Pirela destacó que con la llegada de los buques iraníes a Venezuela cargados de gasolina, repuestos y aditivos químicos para la producción nacional de combustibles se dará un cambio a la actual realidad que vive la población, que le ha tocado enfrentarse a varias anomalías provocadas por el bloqueo impuesto por el régimen de los Estados Unidos.

En su programa «Desde donde sea» que transmite LaIguana.TV, Pérez Pirela resaltó que con la llegada de estos buques por primera vez a Latinoamérica, resalta el «valor logístico» de la operación, en un momento cuando Venezuela estaba a punto de quedarse sin combustibles debido al bloqueo económico estadounidense.

«Esto posee un valor logístico, no cabe la menor duda, Venezuela se encuentra en este momento en un bloqueo económico que no le permite ni siquiera el funcionamiento de gran parte de su industria petrolera», acotó.

Comentó que durante los días previos a la llegada de los buques, el Gobierno de Donald Trump se portó amenazante y bravucón pero al final no hicieron nada.

«Los Estados Unidos se portaron muy bravucones, amenazantes, durante estos días contra los buques, ahora resulta -dicen- que Estados Unidos no iba a hacer nada contra estos buques, pero ahí quedaron grabadas las declaraciones de voceros de los Estados Unidos y de la derecha venezolana que lo que les falta decir es que la gasolina de Irán viene con COVID-19», acotó.

En ese sentido, indicó que la campaña de la extrema derecha contra la gasolina iraní ha llegado a la estupidez, al decir incluso que las personas no deben colocar ese combustible porque le va a dañar sus vehículos.

«Quien no quiera echar gasolina iraní que no eche, están diciendo que la gasolina va a daña los motores de los carros, cuando se acaban las razones empieza la estupidez».

Pérez Pirela subrayó que en principio hay que resaltar el valor logístico de la operación, más allá de otras razones no menos importantes, porque Venezuela se estaba quedando sin gasolina y se observaban irregularidades como la venta ilegal de gasolina, que la gente hiciera cola de varios días para colocar el combustible y todos los problemas logísticos que esto acarreaba para sectores prioritarios como el personal de salud, el transporte público, alimentos, entre otros.

Pérez Pirela recordó que antes de los buques de Irán venían unos buques de México pero la persecución de Estados Unidos fue tan brutal que no pudieron llegar a Venezuela.

«Se va a aliviar el tema de la gasolina y también la llegada de los aditivos que nos permiten procesar la gasolina, va a cambiar absolutamente todo», resaltó.

 
(LaIguana.TV)
 

 

Comentarios Facebook