Y llegamos a lo inevitable. Tras más de un año que fuera anunciado, el incremento en el precio de la gasolina es un hecho a partir de este lunes. Con esto, se acabó el valor “a ojo” que se impuso en los últimos meses por el que cada quien pagaba lo que le parecía.

El nuevo sistema trae novedades. Tres franjas de precios cuyas diferencias son abismales y por las que se pretende impactar, lo menos posible, los menguados ingresos de la mayoría de la población, en un país en el que la distribución de todos los productos se hace por vía terrestre.

Por eso, el gobierno del Presidente Maduro subsidiará, con diferencias, el precio de la gasolina iraní que acaba de llegar, cuyo valor de compra no se ha difundido aún.

Pero, de acuerdo con la página Global Petrol Price, el precio promedio internacional del litro de la gasolina al lunes pasado, era de 0,92 dólares por litro, lo que sirve de referencia para estimar cuánto del costo asumirá el gobierno nacional  al subsidiar los precios.

El caso más claro es el del transporte público y de carga que por 190 días no pagará nada por el combustible. Cuando el Ejecutivo asume el pago total de 0,92 dólares por litro, estaría evitando una nueva alza desmedida de los precios de los alimentos, tal como ha estado sucediendo en los últimos dos meses. Más delicada es la situación en el transporte de pasajeros, cuyo pasaje ha venido estableciéndose arbitrariamente por los transportistas de acuerdo con el valor del dólar paralelo. Con esta medida, se evitaría la “excusa” de un alza en el momento en el que se inicia la flexibilización de la cuarentena y, con ello, el aumento de la movilidad de las personas.

La otra franja corresponde al subsidio a los vehículos particulares.  En este caso, el precio de la gasolina será el equivalente a 0,025 dólares por litro, según el cambio promedio del Banco Central de Venezuela del pasado viernes. Ello quiere decir que en este caso el gobierno nacional subsidiará la casi totalidad del precio, de acuerdo con la referencia que utilizamos. Vale la pena mencionar que este precio es similar al establecido en Arabia Saudita, de acuerdo con la página Global Petrol Price.

La atención a este sector no es menor. Buena parte de los venezolanos pertenecientes a los sectores depauperados posee vehículo propio y aunque la compleja situación económica actual ha provocado que un porcentaje significativo de estos esté paralizado, el poco transporte público que se encuentra en las calles podría obligar a su reactivación.

Ciertamente, el límite de venta mensual en este esquema plantea otros retos al Ejecutivo, relativos al rendimiento de los 120 litros mensuales en el caso de las personas que viven lejos de sus centros de trabajo y quienes tendrían que completar sus requerimientos de combustible pagándolos al precio internacional establecido de 0,50 dólares por litro.

Este valor es el fijado para la tercera franja. De acuerdo con lo anunciado, el combustible que se comercializará en esta franja no proviene de los buques iraníes. De allí que su precio será similar a los establecidos en países vecinos como Colombia (0,57 dólares) y Ecuador (0,49) y 20 centavos de dólar más barata que en Brasil. ¿Quiénes se surtirán en las 200 estaciones de servicio que ofrecerán este combustible importado por particulares? Para empezar, todos los dueños de vehículos que pagaron, sin problemas, hasta 3 dólares por litro durante la crisis de la que estamos saliendo. Es decir, las personas con más ingresos en el país.

Y aquí está una de las más importantes explicaciones de por qué la diferencia de precios entre ésta y la franja de los vehículos particulares. Los sectores sociales con mayores ingresos son los que más consumen combustible. El viernes pasado, en su columna semanal del diario Ultimas Noticias, el periodista Werther Sandoval recordó que un “estudio de vieja data hecho por Ecoanalítica reveló que 25% de la población de mayores ingresos consume casi nueve veces más gasolina que el 25% con menos poder adquisitivo”. Independientemente de cómo haya cambiado el comportamiento de los venezolanos con el tiempo, es seguro que estas tendencias se mantienen hasta el día de hoy.

(LaIguanaTV / Taynem Hernández) 

Comentarios Facebook