El general en retiro Tomás Ángeles Dauahare afirmó que el Gobierno de México, durante el sexenio del presidente Felipe Calderón (2006-2012), trabajó como aliado del Cártel de Sinaloa y que el mandatario estaba enterado de los vínculos entre el narcotráfico y su secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna.

Ángeles Dauahare trabajó como subsecretario de la Defensa Nacional, entre 2006 y 2008. En 2012 fue encarcelado por supuestos vínculos por el narcotráfico, en medio de una intriga política, para luego ser exonerado en 2013. Su denuncia involucra a las altas esferas de la política con el crimen organizado y podría reescribir la historia reciente de México.

Las declaraciones del general

El general en retiro, que conoció a fondo lo que sucedía en las altas esferas del Ejército mexicano durante la llamada «guerra contra el narcotráfico» declarada por Calderón, explicó que el 9 de mayo de 2007 fue convocado a la residencia oficial de Los Pinos para platicar con el entonces presidente. Fue durante esa reunión, que informó por primera vez sobre los vínculos de García Luna con el Cártel de Sinaloa (organización también conocida como Cártel del Pacífico).

«Ahí, él me preguntó y yo contestaba. Una de sus preguntas que creo le interesaba más, era sobre García Luna», relató el militar en retiro, durante el fragmento de una entrevista publicada en el sitio Sin Censura, el pasado 3 de junio.

«Le di mi versión. Me lo pidió por escrito. Días más tarde no se lo llevé, se lo hice llegar a él. ¿Qué le dije? Del involucramiento de García Luna en el narcotráfico y en otras cosas. Estaba enterado. Ese mismo día, ya después de eso, platicando solos, de pie, al lado de su escritorio, le dije que su estrategia estaba mal y por qué estaba mal, y a mi juicio qué debía hacerse».

El general aseguró que García Luna estaba relacionado «fundamentalmente con el Cártel del Pacífico», organización que durante décadas fue encabezada por Ismael ‘Mayo’ Zambada y Joaquín ‘Chapo’ Guzmán.

«Siguieron la estrategia de trabajar de la mano con el Cártel que consideraron más fuerte, el del Pacífico, con la idea tontísima, de acabar pronto uniendo fuerzas, las del Cártel del Pacífico con el Gobierno federal, para acabar con los cárteles. Lo único que hicieron fue fragmentar esto, desorganizarlo y llegar a la situación que estamos viviendo: cantidad de grupúsculos que han perdido capacidad para importar y exportar droga, y viven del secuestro, la extorsión», señaló Ángeles.

Actualmente, García Luna enfrenta un proceso ante una corte federal en Nueva York por presunta ayuda al tráfico de cocaína a EEUU, luego de ser detenido por enriquecimiento ilícito en diciembre de 2019. Tras su detención, el expresidente Felipe Calderón afirmó desconocer por completo «los hechos que se le imputan» a quien fuera su exsecretario de Seguridad Pública. 

Las declaraciones de Ángeles Dauahare sugieren que Calderón habría mentido en su afirmación pública. 

Al ser cuestionado sobre por qué Calderón mantuvo a García Luna dentro del gabinete, a pesar de todo, el general en retiro dijo: «yo creo que él vio un área de oportunidades en García Luna».

En este sentido, consideró que aunqye las agencias del Gobierno de EEUU respaldaron a García Luna, el exfuncionario se volvió una pieza desechable y por ello decidieron proceder legalmente en su contra.

«Ellos tienen intereses, no amigos. El gangster más implacable, más infame, que les sirva, a ese lo utilizan. Y eso fue. García Luna era menos que empleado«, dijo Ángeles. «Eso fue García Luna de las agencias norteamericanas», agregó.

Cuando el documentalista Daniel Marmolejo le preguntó al general sobre la manera en que el Gobierno de Calderón habría fabricado delitos en su contra para meterlo a prisión, Ángeles Dauahare dijo que sus críticas a la estrategia de seguridad fueron la causa principal de una venganza política en su contra.

«Yo ya estaba en la mira«, dijo Ángeles. «Siempre opiné, de acuerdo con mis convicciones. Yo sabía que no gustaba, pero no decía ninguna mentira. El libro que sacó Anabel Hernández, ‘Los señores del narco’, dicen que yo se lo hice, que yo se lo dicté, cosa que no es verdad».

Según su testimonio, «la gota que derramó el vaso» fue el evento académico que realizó la Fundación Colosio en el estado de San Luis Potosí, lugar en el cual realizó algunas críticas a la estrategia del Gobierno federal.

«Ahí dije yo, con muy buena intención, que la estrategia estaba mal. Y eso fue utilizado para decirle al presidente que yo era un peligro para ellos y le planteó lo de mi encarcelamiento, lo aceptó y así fue como fui a dar a la cárcel», relató.

El general en retiro señaló a García Luna y al exsecretario de la Defensa Nacional, Guillermo Galván Galván, de orquestar las acusaciones en su contra por supuestos vínculos con el narcotráfico, por los cuales fue exonerado en 2013.

Las reacciones del presidente

Al ser cuestionado sobre las declaraciones del general, el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, calificó como «contubernio» el hecho de que Gobiernos anteriores tuvieran una presunta alianza con el crimen organizado.

«El Gobierno debe aplicar la ley por igual. Sin distinción. No se puede proteger a un grupo y perseguir a otros. Eso no. No debe de haber impunidad para nadie. Y no se pueden tomar acuerdos con la delincuencia organizada. Es contubernio. Esos son actos de complicidad», dijo el lunes 8 de junio, durante su conferencia de prensa matutina.

«Tiene que haber una frontera, una línea, bien clara, bien pintada: autoridad y delincuencia. Si se mezcla, no hay ninguna posibilidad de garantizar la paz y la tranquilidad de los ciudadanos. Vamos a procurar que nunca se vincule la autoridad con la delincuencia», agregó. 

Hasta el momento, el expresidente Calderón no ha emitido una postura frente a las declaraciones del general en retiro. 

(RT)

Comentarios Facebook