La alcaldesa de Washington D.C., Muriel Bowser, acusó a Trump de usar al Ejército como “soldados de juguete” para “intimidar a los estadounidenses” en su ciudad.

“Vimos que el Ejército estadounidense se movía como soldados de juguete por todo el país para intimidar a los estadounidenses en Washington D.C. (la capital)”, dijo el lunes la alcaldesa demócrata, al criticar a la Administración estadounidense, presidida por Donald Trump, y al Gobierno federal por enviar vehículos militares a la ciudad para controlar las manifestaciones antirracistas por el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de la Policía de Mineápolis (estado de Minesota, norte), el pasado 25 de mayo.

En los últimos días, Bowser ha criticado reiteradamente a Trump por su decisión de usar la fuerza para despejar a los manifestantes de las calles alrededor de la iglesia de Saint John el pasado 1 de junio y, desde entonces, el personal de obras públicas ha pintado en letras gigantes el lema de Black Lives Matter (Las vidas negras importan) en la calle cercana a la Casa Blanca.

A este respecto, cuando le preguntaron el motivo de tal decisión, la funcionaria explicó que el mural “es una representación de la expresión de nuestro rechazo, pero también identifica y reclama una parte de nuestra ciudad, que había sido tomada por las fuerzas federales”.

En la última semana, Bowser y Trump han estado protagonizando un cruce de acusaciones después de que el magnate republicano censurara a la alcaldesa por no hacer lo necesario para calmar las protestas frente a la Casa Blanca.

A pesar de la brutal represión policial contra las movilizaciones realizadas por el empleo de la violencia de las fuerzas del orden público y la detención de cientos de manifestantes en varias ciudades del país norteamericano, las protestas continúan, en particular en Mineápolis, donde se produjo la muerte de Floyd.

Las medidas del mandatario estadounidense para reprimir las manifestaciones han sido blanco de recriminaciones, no solo de los demócratas, encabezados por su rival electoral, Joe Biden, sino también de sus correligionarios en el Partido Republicano y hasta de líderes religiosos.

La brutalidad de la Policía de EE.UU. ha suscitado críticas de diversas organizaciones de derechos civiles, que consideran estos actos propios de un sistema inherentemente racista y que afirman que se ha exacerbado en los últimos años debido a las políticas del actual inquilino de la Casa Blanca.

(HsipanTV)

Comentarios Facebook