La Armada Rusa desarrolla una nueva categoría de submarinos, y sus capacidades únicas podrían influir en la naturaleza de la guerra subacuática, escribe la revista Forbes. Es probable que sea el submarino definitorio de la década de 2020, señala el medio. 

Se trata del submarino Khabarovsk, del proyecto especial 09851, que puede ser botado a finales de junio de 2020. Su construcción inició en 2014, en el astillero Sevmash, en Severodvinsk, en el norte del Ártico ruso.

 

En general, el Khabarovsk comparte muchos elementos de submarinos de clase Borei. La longitud de la nave es 113 metros, su diámetro es cerca de 10 metros. Puede alcanzar una velocidad de hasta 32 nudos. Su profundidad de inmersión máxima es de 500 metros.

 

El Khabarovsk será capaz de portar hasta seis torpedos nucleares Poseidon. Dicho dron podrá portar tanto armas convencionales como nucleares con una potencia de hasta 100 megatones. Podrá alcanzar una velocidad de hasta 200 km/h y sumergirse a una profundidad máxima de un kilómetro.

En realidad, Khabarovsk no es el primer submarino ruso equipado con el Poseidón, admite Forbes.

El submarino Belgorod del proyecto especial 09852 que fue botado el 23 de abril del año pasado también está armado con seis drones Poseidon. Asimismo se planean otras dos naves del proyecto 09853 capaz de portar los torpedos Poseidon. 

 

El medio indica que las nuevas naves armadas con Poseidon presentarán nuevos desafíos a la Armada de EEUU y la Marina Real. 

«En particular, la construcción de nuevas armas para interceptar el Poseidon llevará tiempo. Su velocidad y profundidad podrían hacerlo prácticamente invulnerable a la actual generación de torpedos modernos», escribe.

Posiblemente, los torpedos Mark 48 ADCAP estadounidenses y los torpedos Spearfish de la Marina Real podrían alcanzarlo, agrega aunque reconoce que los ángulos y el alcance limitan esa posibilidad.

(Sputnik)

Comentarios Facebook