El presidente de Argentina, Alberto Fernández, advirtió este miércoles que por lo menos el Área Metropolitana de Buenos Aires debería volver a la cuarentena absoluta debido a la intensidad que está tomando el coronavirus, ya que la víspera por primera vez se registraron más de mil casos en un solo día.

«Una de las cosas que tenemos en cuenta es la velocidad de contagio, que hoy es la más alta que hemos tenido desde el día cero, con lo cual, en verdad, tendríamos que estar en la fase 1, la cuarentena absoluta», dijo en una entrevista radial. 

Aunque descartó regresar por el momento al cierre absoluto de actividades no esenciales, el presidente conminó a la responsabilidad de los ciudadanos para no salir de sus casas.

«Hay una serie de reclamos, todos legítimos, que piden levantar la cuarentena, pero eso multiplica el riesgo», insistió al referirse a las manifestaciones, muchas de ellas realizadas en las calles, para levantar por completo la cuarentena.

El martes se registraron 1.141 contagios y 24 muertes por coronavirus en el país pero, al igual que viene ocurriendo en las últimas semanas, el 95 % de ellos ocurren en la ciudad de Buenos Aires y su zona metropolitana. Con estas cifras, Argentina acumula en total 24.761 casos y 717 fallecidos.

Fernández lamentó que muchos capitalinos crean que el coronavirus solo está circulando en las zonas más pobres, ya que en realidad está expandido en todos los barrios.

«Sabíamos desde el primer día que íbamos a tener un crecimiento sostenido de casos, nuestra política era aletargar eso para darle tiempo de prepararse al sistema de salud, y ese objetivo lo estamos cumpliendo», dijo.

Gracias a esa estrategia, agregó, el pico de la pandemia se demoró y quizá es lo que está ocurriendo ahora, lo que demuestra que el problema no se ha superado y que hay que reforzar los cuidados.

El presidente también criticó al jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, quien autorizó que los ‘runners’ salgan a correr diariamente al aire libre por la noche desde el lunes pasado, lo que provocó aglomeraciones de deportistas en la ciudad.

«Le escribí y le dije que eso estaba mal, él me habló de la demanda, de las ganas de ir a correr, pero todos tenemos ganas de salir, de comer un bife con un amigo, de ir a almorzar con la familia», advirtió.

Sin embargo, reconoció que comprende las presiones ciudadanas que enfrenta el jefe de Gobierno y afirmó que están pensando en una solución conjunta, tal y como lo han hecho desde el principio de la pandemia a pesar de que representan a diferentes partidos políticos.

Fernández decretó la cuarentena obligatoria en todo el país el 20 de marzo, pero en las últimas semanas las medidas comenzaron a flexibilizarse sobre todo en las provincias en las que ya no se registraban casos.

Ahora la cuarentena más estricta rige en el Área Metropolitana de Buenos Aires, ya que es donde se concentra la circulación del virus.

Aun así, en la capital las medidas de aislamiento no son tan radicales como al principio, ya que los niños pueden salir a pasear los fines de semana, ya se reabrieron comercios no esenciales y los corredores pueden ejercitarse por las noches en parques públicos, lo que ha incrementado la circulación de personas.

(RT)

Comentarios Facebook