Los venezolanos Sara Hanna y Miguel Arvelo fueron autorizados por el gobierno de Nayib Bukele, a tratar la pandemia así como las pruebas de la Covid-19 en El Salvador.

Sin embargo, de acuerdo con el medio local El Diario de Hoy, esas facultades deben ser manejadas por el Ministerio de la Salud, ya que conforme al medio, es ilegal delegarle estas funciones a terceros.

Este medio refiere que Hanna y Arvelo, son “delegados de Casa Presidencial” del país centroamericano y, además, están vinculados con la oposición venezolana.

 “Hanna y Arvelo son quienes dan las órdenes de qué pruebas hacer y cuáles no, según ese documento”, indica el medio.

La Fundación Nacional para el Desarrollo (Funde) de esa nación indicó que la Casa Presidencial «viola la libertad de expresión» y «amenaza la estabilidad laboral», ya que impone «al personal de salud, o de cualquier otra dependencia, a guardar silencio ante cualquier intento de denuncia sobre las deficiencias que muestran en el manejo de la pandemia”.

El Salvador registra hasta la fecha 3.373 casos confirmados de la Covid-19 y 64 personas muertas.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook