En su página web, la Organización Mundial de la Salud (OMS) detalla que la infección por el virus Nipah (VNi) es una nueva zoonosis emergente que causa cuadros graves tanto en animales como en el ser humano y que el huésped natural del virus es el murciélago frutero de la familia Pteropodidae, género Pteropus.

La primera vez que se supo de este virus fue en 1998 cuando un brote de la enfermedad se declaró en Kampung Sungai, Nipah, Malasia.

En su página web, la Organización Mundial de la Salud (OMS) detalla que la infección por el virus Nipah (VNi) es una nueva zoonosis emergente que causa cuadros graves tanto en animales como en el ser humano y que el huésped natural del virus es el murciélago frutero de la familia Pteropodidae, género Pteropus.

La primera vez que se supo de este virus fue en 1998 cuando un brote de la enfermedad se declaró en Kampung Sungai, Nipah, Malasia.

“En esta ocasión el huésped intermediario fue el cerdo. Sin embargo, en brotes posteriores de VNi no hubo huésped intermediario”, se menciona en la página web.

Mientras que en 2004, en Bangladesh, personas contrajeron la infección tras consumir savia de palma datilera contaminada por murciélagos fruteros infectados.

También se ha documentado la transmisión entre personas, incluso en un entorno hospitalario en la India.

La Organización Mundial de la Salud resalta que no hay vacuna para el virus Nipah, que también puede afectar a los cerdos y otros animales domésticos.

“En el hombre la infección por VNi se asocia a un espectro de manifestaciones clínicas que van desde un proceso asintomático hasta un síndrome respiratorio agudo o una encefalitis mortal”, agrega.

Síntomas del virus Nipah (VNi)

Las personas que se infectan del virus Nipah (VNi) desarrollan síntomas que incluyen:

Fiebre
Dolor de cabeza
Mialgia
Vómito
Dolor de garganta
Mareos
Somnolencia

La OMS destaca que las personas infectadas también pueden experimentar neumonía atípica y problemas respiratorios graves, incluida la dificultad respiratoria aguda.

La mayoría de las personas que sobreviven a la encefalitis aguda, provocada por este virus, se recuperan por completo, pero se reportan afecciones neurológicas a largo plazo en otros casos.

La tasa de letalidad se estima entre 40% y 75%. Esta tasa puede variar según el brote dependiendo de las capacidades locales para la vigilancia epidemiológica y el manejo clínico”, añade.

(Excelsior)

 

Comentarios Facebook