El filósofo, analista y experto en comunicación política, Miguel Ángel Pérez Pirela, abordó este miércoles 17 de junio en su programa Desde Donde Sea la llamada tesis del continuismo, sobre la cual se asienta la estrategia de la oposición antidemocrática que encabeza Juan Guaidó, de cara a las venideras elecciones parlamentarias. 

Como temas sucedáneos también analizó sucintamente el incremento de casos de Covid-19 en el país y la respuesta del Gobierno venezolano a la intromisión del Gobierno de Iván Duque relativa a la designación de las nuevas autoridades en nuestro país y, más extensamente, la designación de juntas directivas ad hoc en los partidos Acción Democrática y Primero Justicia, por parte del Tribunal Supremo de Justicia. 

Crecen los casos de Covid-19 en el país, en medio del pico pandémico previsto por la OMS para América Latina

Pérez Pirela inició la transmisión haciendo referencia al incremento de casos positivos de Covid-19 en el país, luego de que el presidente Nicolás Maduro anunciara que durante las últimas 24 horas se habían contabilizado 236 nuevos casos y un fallecido. 

El experto catalogó esta información como «un día amargo para el coronavirus en Venezuela», que se inscribe dentro del pico infeccioso para la región, previsto por la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud para estas fechas. 

Al respecto, comentó que de acuerdo con cifras de la Johns Hopkins University, en el mundo se han identificado 8.320.288 personas con la infección y han fallecido 447.628. La lista de casos positivos la encabeza Estados Unidos, con 2.159.446 y le sigue Brasil, con 956.377 infectados. Los puestos siete y ocho lo ocupan dos naciones suramericanas, Perú y Chile. En el primero, se ha informado de 249.908 personas con el SARS-CoV-2 y en el segundo, de 220.228. 

Y si bien Venezuela está evidentemente muy lejos de tales cantidades, con 3.386 casos confirmados y 28 fallecidos, el experto exhortó al pueblo venezolano y del resto de los países a implementar celosamente las medidas de higiene recomendadas por las autoridades para prevenir los contagios, como el uso de tapabocas y guantes para circular por las calles, así como el resguardo de la distancia social. 

«Cuando llegó al país el Covid-19, todos estábamos alertas y atentos, respetábamos la cuarentena y hoy, tres meses después, en países como Venezuela, la gente parece haberse relajado y están subiendo los números. Lo de hoy, nos cae como un balde de agua fría», puntualizó. 

El continuismo: la estrategia de Juan Guaidó y su camarilla para mantener cuotas de poder

En el marco de «la seguidilla de programas» dedicados a disertar sobre los temas políticos actuales en Venezuela, signados por las venideras elecciones legislativas que tendrán lugar a fines del año en curso, el filósofo estimó obligante referirse a un tema que no había sido previamente abordado: los intereses de la oposición extremista ligada a Juan Guaidó que se niega a ir a elecciones y, en su lugar, apuesta al continuismo. 

A su parecer, la razón por la cual esta ala de la oposición apuesta al continuismo, es que, dada la intención manifiesta del chavismo y el sector democrático de la oposición de acudir a los comicios y elegir nuevos diputados, la respuesta de Juan Guaidó y quienes lo secundan, amparándose en los Estados Unidos y la Unión Europea, será aducir que no hubo elecciones «válidas», «equilibradas» y «justas» y no reconocer a la Asamblea Nacional (AN) resultante.

Con esto, prosiguió, los defensores del continuismo se decretarán como única Asamblea Nacional válida, de la cual Juan Guaidó sigue siendo presidente y, arguyendo su autoproclamación de 2019, continuará diciendo que es «presidente interino» de Venezuela. 

En este contexto, Pérez Pirela se preguntó qué ganaba el Gobierno y para responder, trajo a colación las declaraciones que emitiera durante la mañana de este día Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanálisis y analista político identificado con la oposición, quien dijo que «había Nicolás Maduro para rato». 

Continuando con las opiniones vertidas por León, añadió que el Gobierno estaba plenamente consciente de que la oposición estaba cayendo en las trampas del continuismo y del abstencionismo, si bien esto lo catalogó como «una solución para seguir arañando el poder» y, por tales razones, al gobierno le convendría esta estrategia porque la oposición antidemocrática ya no contaría con un espacio para legislar, en tanto al existir una Asamblea Nacional con representación del chavismo y de la otra porción de la oposición, ésta se encargaría de nombrar, casi de inmediato, a las autoridades del poder electoral.  

De este modo, la diatriba política internacional permanecería más o menos igual: de un lado, los países que apoyan a Juan Guaidó (con Estados Unidos y la Unión Europea a la vanguardia) y los que apoyan al Gobierno Bolivariano encabezado por el presidente Nicolás Maduro (Rusia, China e Irán, entre los de más peso en el tablero geopolítico). 

Empero, internamente, los efectos no serían equivalentes. El director de LaIguana.TV, citando a Luis Vicente León, precisó que existiría una diferencia fundamental: la nueva Asamblea Nacional facilitaría la extinción del G4, cuyas organizaciones políticas ahora sufren pugnas internas importantes. 

Del lado del chavismo y en concordancia con el conocimiento que éste tiene de la estrategia continuista de la oposición extremista, mencionó las declaraciones del presidente de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) y primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello, quien hoy, durante una sesión de la ANC aseveró que el 5 de enero se debe estar juramentando una nueva junta directiva de la Asamblea Nacional y garantizó el ejercicio del derecho al voto con las debidas medidas sanitarias, si continúa la pandemia. 

La larga cola de la «rebelión de las regiones»

Para Miguel Ángel Pérez Pirela, las decisiones que tomó el TSJ en torno a la designación de liderazgos ad hoc en los partidos políticos opositores Acción Democrática (AD) y Primero Justicia (PJ) «trajo cola» y el día de hoy, los diputados Chair Bucarán y Adolfo Superlano, pertenecientes a Un Nuevo Tiempo (UNT), solicitaron ante el máximo ente judicial la aplicación de una medida similar, con el propósito de «encaminar a la tolda política en la ruta electoral». 

Citando a Bucarán, relató que al menos una porción de la militancia de UNT desea expresarse a través del voto y la negativa del G4 a participar en los comicios legislativos, socava su derecho al sufragio. 

El analista puntualizó que este parlamentario tiene diferencias con la junta directiva de su organización política porque reconoció a Luis Parra como presidente de la Asamblea Nacional el pasado 5 de enero. Además, el legislador dijo que no podían lidiar simultáneamente con dos factores adversos: el Gobierno y «el guaidonismo». 

Desde su punto de vista esta «rebelión de las regiones» continúa, porque una parte de partidos opositores como UNT, PJ, VP, AD quiere ir a elecciones «y no los dejan los latifundistas de la política venezolana, como Henry Ramos Allup, que estuvo 17 años al frente de AD» y algo similar ocurre con Julio Borges al frente de PJ. 

Por su lado, José Brito, quien encabezó la maniobra que garantizó la salida de Juan Guaidó de la presidencia de la Asamblea Nacional y que fue recientemente designado por el TSJ como coordinador de la junta ad hoc de Primero Justicia, destacó que «llegó la hora del deslinde» y criticó duramente la vía insurreccional adoptada por el G4. 

Sobre las acusaciones de corrupción, Parra dijo que eran falsedades y matrices de opinión desarrolladas por laboratorios de guerra sucia asociados con Juan Guaidó, en desquite por «el golpe de Estado» interno de enero. 

Otro pronunciamiento que Pérez Pirela estimó pertinente comentar, fue el de Leopoldo López, quien violando lo establecido en  la Convención de Viena, que impide a residentes extranjeros de embajadas emitir opiniones políticas, escribió comentarios en su cuenta de Twitter, solidarizándose con Primero Justicia y señalando que estaría seguro que «nuestro país será libre». 

Los trinos, según el experto, no fueron bien acogidos en la plataforma y los usuarios le lanzaron improperios y acusaciones, pero, por encima de eso está el hecho de que el Gobierno español tendrá que explicar por qué su huésped violentó la normativa diplomática. 

Para él, más relevante todavía fue subrayar que, desde su óptica, López consiguió lo que hace largo se había propuesto: «enterrar al partido Primero Justicia» y al respecto, rememoró que hizo parte de esa organización hasta que se enfrentó con Henrique Capriles,  con quien protagonizó una rivalidad histórica, pues ambos creyeron que podían ser presidentes tanto en tiempos de Chávez como de Nicolás Maduro. 

Posteriormente, Voluntad Popular, la organización que López fundara tras dejar Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo, fue «empujada» por su líder hacia acciones terrorista, algo en lo que fue secundado por el ala más radical de su antiguo partido, Primero Justicia, con Julio Borges a la cabeza, aunque el filósofo estima que esta alianza obedeció a razones pecuniarias. Sin embargo, el resultado de sumarse a las vías violentas fue nefasto para la tolda aurinegra, pues «terminó enterrándose». 

Por ello, desde su punto de vista, la rabia y la indignación de los diputados que forman parte de la llamada reunión de las regiones, se asienta en las consecuencias que ha traído esa vieja disputa entre antiguos copartidarios. 

El descaro injerencista de la Casa de Nariño y la contundente respuesta de Venezuela

Puntualmente, Pérez Pirela aludió a las declaraciones que, aún en medio de una complicadísima crisis sanitaria causada por la pandemia de Covid-19 y con el asesinato sistemático de líderes sociales, el Gobierno de Iván Duque se atrevió a emitir, opinando en esta ocasión sobre la reciente designación de los rectores electorales por parte del TSJ. 

En un comunicado, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia desconoció y rechazó el reciente nombramiento de las autoridades del CNE y recibió una contundente respuesta por parte del Gobierno Bolivariano, quien a través de su canciller calificó de descarada la conducta de su homólogo, calificándolo como «hijo del narcotráfico y del paramilitarismo», señalando que el ascenso de Duque a la Casa de Nariño se debió a la compra de votos y cuestionando su autoridad moral para, con tales antecedentes, hablar de elecciones en Venezuela.

Sobre esto último, recordó que la excongresista Aida Merlano, hoy detenida en nuestro país, reveló que estaba al tanto de que en la Costa Atlántica se compraban votos para garantizar su victoria en las elecciones de 2018, algo que se confirmó con los audios de José Guillermo «Neñe» Hernández, un narcotraficante cercano al senador Álvaro Uribe y al mandatario colombiano, quien confirmó la compra de votos, hoy en manos de la Fiscalía de ese país.

Otras informaciones de interés

El día de hoy trascendió que la ANC  desaplicó el decreto que pedía la legalización de los partidos a partir de la recolección de firmas del 0,5% de los inscritos en el CNE, quedando de ese modo autorizadas para participar en las elecciones parlamentarias, aquellas organizaciones que no lograron recolectar esta cantidad y quedando exceptuadas de la medida aquellas sobre las que pesan procesos penales ante el sistema judicial venezolano. 

Al ser consultado por la audiencia acerca de su opinión sobre el libro que recientemente publicará John Bolton, el analista precisó que el exalto funcionario quería intervenir en Venezuela y terminó en el círculo de Trump, pero que ese círculo actualmente se está deshaciendo y la publicación de Bolton se suma a las de otros personajes cercanos al mandatario estadounidense –incluyendo una sobrina– que están escribiendo libros en su contra, cuya publicación está tratando de impedir a toda costa, solicitando procedimientos jurídicos desde su posición de poder.

Como dato curioso, destacó que hoy el presidente de la ANC recordó que Hugo Chávez ganó los comicios del 06 de diciembre 1998 con un CNE nombrado por un TSJ adeco, un hecho que es convenientemente omitido por los opositores del ala de Juan Guaidó. 

Sobre esto, el comunicador destacó que la oposición antidemocrática se queja de que el TSJ designó a los rectores del CNE y con base en eso, dice que no participará, cuando las últimas cuatro rectorías del CNE han sido nombradas por esta vía y el presidente Hugo Chavez, considerado entonces como «un outsider» de la política, se hizo de la primera magistratura en condiciones similares. 

Finalmente, recapituló las declaraciones del presidente de Datanálisis, Luis Vicente León, quien dijo que en Venezuela hay Maduro para rato, pero agregó que hay muchos riesgos para él. Adicionalmente, reconoció que los actuales números de Juan Guaidó no le dan un buen pronóstico, toda vez que la «esperanza de un cambio» político, que en su día él asegurara que estaba sobre el 60% hoy dice que está en el orden del 20%. 

Del inventario de frases de León, también mencionó que la oposición aglutinada en el G4 llamará a la abstención y apostará por la continuidad de la Asamblea Nacional actual, pero no es lo mismo Juan Guaidó en la Asamblea Nacional que fuera de ella. Por ello, en su juicio, poco a poco, la oposición se convertirá en oposición externa.

Libro del día

Al cierre, Miguel Ángel Pérez Pirela recomendó «Escritos sobre el Renacimiento», de la autoría de Federico Chabod.

Este libro, comentó, si bien no versa sobre los conceptos fundamentales de la Filosofía del Renacimiento, resulta imprescindible para comprenderlos, toda vez que estos requieren  del estudio de las realidades socioculturales en los cuales emergieron, una idea que es extensible a la filosofía de cualquier tiempo y lugar.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook