Perú desplazó este miércoles a Italia en número de casos de COVID-19, con 240.908 contagios, y se convirtió en el séptimo país en el mundo con mayor incidencia de la pandemia, a pesar de estar en cuarentena por más de 90 días.

En las últimas 24 horas, el Ministerio de Salud registró a 3.752 nuevos casos en el país, mientras que 201 personas fallecieron a raíz de la enfermedad, con lo cual se elevó a 7.257 los decesos provocados por el coronavirus hasta la fecha.

El estado de emergencia está vigente en Perú y se extiende hasta el 30 de junio, pero el Ejecutivo ha adelantado el reinicio de actividades económicas y centros comerciales debido al colapso de su economía y al alto número de personas circulando por las calles buscándose ingresos.

El reporte diario de cifras confirmó que Lima concentra el mayor número de casos del país, con 138.203 contagios y 3.278 muertos, seguido, de lejos, por la vecina región de Callao, con 16.224 pacientes y 498 víctimas.

Ante este panorama, el ministro de Salud, Víctor Zamora, indicó en la víspera que su principal tarea será la vigilancia de los rebrotes, a raíz de la reapertura de las actividades, e incrementar el número de brigadistas que acuden a domicilio para hacer las pruebas.

No obstante, en algunas regiones de la sierra sur, como Apurímac y Puno, la COVID-19 tiene una baja incidencia, con 402 y 694 casos respectivamente, así como una mínima letalidad entre su población, con 10 y 13 fallecidos, de acuerdo al reporte oficial.

(EFE)

Comentarios Facebook