Aunque es un fenómeno natural que se produce cada año, muchas personas se han mostrado impactadas por la columna de arena de desierto del Sahara, que viene recorriendo cerca de 8 kilómetros desde África hasta la cuenca del mar Caribe.

El periodista Arnaldo Espinoza explicó en su cuenta de Twitter que este “polvo” ayuda a mantener fértil las tierras, especialmente, por la cantidad de minerales que traslada que favorecen el ecosistema del Amazonas, donde se encuentra el conocido “pulmón del mundo”. 

 
Entre los nutrientes arrastrados por los vientos desde África está el fósforo, esencial para la vida en la selva amazónica, según un estudio de la Nasa de 2015. 
 

“Todos los años, se transportan grandes cantidades de polvo del suelo desde África, a través del Atlántico y hacia el Caribe. Ese polvo desértico (cálido y seco) se amasa en una capa de aire justo por encima del frío y húmedo aire del Atlántico”, escribió el comunicador.

Asimismo, apoyado en imágenes satelitales de la Nasa y Weather Channel comentó que la capa de polvo incide en los “cielos rosados” que se aprecian en el mes de junio, tanto al amanecer como al atardecer.

También es el responsable de la creación de muchas playas en el Caribe, como las Bahamas y la creación de huracanes.

“Así que no, no es 2020. La capa de polvo sahariana viene todos los años a traernos atardeceres espectaculares y un montón de alergias. ¡Ah! Y además ayuda a parar la formación de algunos huracanes, como ñapa”, tuiteó Espinoza.

Sin embargo, la gran cantidad de polvo es perjudicial para las personas que padecen enfermedades respiratorias crónicas, adultos mayores, niños y mujeres embarazadas, por lo cual, se recomienda extremar medidas como el uso de mascarillas y de lentes, en caso de ser necesario. 

(LaIguana.TV)

 
Comentarios Facebook