No es nueva la actitud injerencista de la Unión Europea en Venezuela. Tampoco es nuevo que la política exterior europea siga de manera sumisa la línea coercitiva de Estados Unidos. Pero esa conducta resulta especialmente repudiable este año, luego del vergonzoso papel que tuvo el bloque durante la etapa más crítica de la pandemia en el Viejo Continente.

En la emisión de Desde donde sea del martes 30 de junio, su moderador, Miguel Ángel Pérez Pirela, analizó junto a la audiencia la imposición de sanciones por parte de la UE a un grupo de funcionarios venezolanos, incluyendo diputados opositores.

«¿Por qué lo hacen? No nos engañemos, es por querer ir a elecciones. Es el único país en el que, para supuestamente luchar contra una dictadura, se sanciona a los funcionarios que están contra el gobierno y quieren ir a elecciones democráticas. Evidentemente, la medida satisfizo mucho a aquellos que no quieren ir a elecciones, como Juan Guaidó, quien celebró y aplaudió. Prácticamente les dijo que si él no es presidente, sus antiguos compañeros van a seguir sancionados», dijo el filósofo y comunicador.

«Son sanciones simbólicas. Afectan a funcionarios que en su gran mayoría no tienen cuentas en Europa. Son sanciones sin efectos fácticos. Son bravuconadas de los europeos, que creen tener todavía legitimidad, incluso después del papelón que tuvieron durante la pandemia. Italianos que le robaron las máscaras a los franceses y los franceses a los alemanes. Primeros ministros europeos salieron a pedir ayuda a China y a Cuba, diciendo que la UE no existía de facto. En la pandemia se separaron, pero ahora se unen para sancionar a funcionarios venezolanos, incluyendo opositores que quieren ir a elecciones», añadió, al introducir el tema.

Recordó que la UE sancionó a once venezolanos, incluyendo la directiva de la Asamblea Nacional, tras lo cual el presidente Maduro ordenó la expulsión del personal diplomático, encabezado por la embajadora Isabel Brilhante Pedrosa.

Antecedentes de la injerencia

«La injerencia de países europeos no es nueva. Recordemos que el golpe de 2002 contra el presidente Hugo Chávez, fue teledirigido por, entre otras la embajada de España en Venezuela. Eran los tiempos de Aznar en el poder. Desde el inicio del siglo y durante veinte años, Venezuela ha sido el centro de ataque no solo de EEUU sino también de UE».

A su juicio, esa UE se despertó trasnochada en los años 90 con la idea de ejecutar el neocolonialismo en América Latina. Para ello, compraron bancos en numerosos países y fueron responsables de las crisis financieras de los años 90. 

«Cuando vamos a revisar la historia de la injerencia europea en Venezuela, tenemos que irnos más atrás todavía y hablar del bloqueo naval europeo durante el gobierno de Cipriano Castro, en diciembre de 1902. Una veintena de buques de Alemania, Inglaterra, Holanda, Bélgica e Italia, aplicaron un bloqueo de dos meses a los puertos de La Guaira, Puerto Cabello y Maracaibo, para cobrar la deuda externa. Castro se había negado a pagar los abultados empréstitos. Comenzaron a financiar a caudillos regionales para impulsar la Revolución Libertadora, encabezada por el banquero Manuel Antonio Matos, que era apoyado por la New York and Bermúdez Company, transnacional petrolera que manejaba los hidrocarburos del país. Cuando esta iniciativa fracasó, procedieron con el bloqueo. Fue célebre la  frase de Castro ‘la  planta insolente del extranjero ha profanado el suelo sagrado de la patria’. Todo el pueblo, incluso los que no estaban de acuerdo con Castro, se sumaron a la defensa del país. Castro liberó a los presos políticos y permitió el retorno de exiliados y apresó a los súbditos ingleses, alemanes e italianos que vivían en Venezuela», reseñó.

«Volviendo a la actualidad con esta referencia, yo pregunto si la operación naval de EEUU supuestamente contra el narcotráfico en el Caribe no es una intentona de bloqueo contra Venezuela. Por supuesto que sí. Tratan de parar todo barco que salga de o entre a Venezuela. De ahí el gran dolor que todavía le está ardiendo en la mejilla a la burocracia de EEUU por los cinco buques iraníes que llegaron a Venezuela con combustible y ayuda humanitaria».

Supuestos y verdaderos motivos

Pérez Pirela acudió a la declaración oficial de la UE para indicar los supuestos motivos de las llamadas «sanciones» contra los once venezolanos. Allí se les acusa de “actuar contra el funcionamiento democrático de la Asamblea Nacional y revocar la inmunidad a Juan Guaidó”.

Es por ello que la medida se dirige contra los directivos de la AN que desplazaron a Guaidó de la presidencia del Parlamento, en enero pasado: Luis Parra, Franklyn Duarte y José Gregorio Noriega, diputados opositores, presidente y vicepresidentes respectivamente de la Asamblea Nacional.

También fueron incluidos en esa lista varios funcionarios de otros poderes públicos: el contralor general Elvis Amoroso; el segundo vicepresidente del Tribunal Supremo de Justicia, Juan Mendoza Jover; dos fiscales asignados a la Dirección General de Contrainteligencia Militar, Farik Mora y Dinorah Bustamante; el general José Adelino Ornelas Ferreira, Secretario General del Consejo de Defensa de la Nación; las constituyentes Tania Díaz y Gladys Requena; primera  y segunda vicepresidentas de la Asamblea Nacional Constituyente; y Jorge Márquez Monsalve, director general de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones.

¿Qué consecuencias acarrean estas medidas coercitivas unilaterales?, se preguntó el moderador y respondió que prohibición de viajar a países europeos y congelamiento de activos. «La mayoría no los tiene. La pregunta es si algunos no sancionados los tienen. ¿Tendrá Guaidó, a través de testaferros, discotecas en Madrid? ¿Vivirá Rafael Ramírez, expresidente de Pdvsa, en una especie de castillo en el norte de Italia? No sé, pero da la impresión de que a quienes realmente tienen propiedades cuyos fondos de origen son dudosos, a esos no los tocan ni con el pétalo de una rosa… ¿Por qué? Porque negocian».

Según el analista, son otros los verdaderos motivos de la UE para estas sanciones. Tratan de mantener viva la ficción del gobierno interino, para seguir obteniendo provecho de los negocios que se han montado con los activos de Venezuela. «Con artilugios burocráticos de oscuro proceder, tratan de reescribir la historia, para decir que Guaidó goza de buena salud política, pero la verdad es que Guaidó se robó todos los cobres, no cumplió ni una de sus promesas, no le dio ni un tantito así a sus compadres y comadres opositores y, en consecuencia, ellos le dieron un golpe de Estado».

Comentó que en esa misma onda se ubican las declaraciones despeinadas y desesperadas de la canciller colombiana, Claudia Blum, quien salió a decir que el gobierno de Duque sigue apoyando a Guaidó porque no es cierto que este cayó desgracia ni está en medio de una debacle. «Es como el chiste del tipo que se roba una gallina y cuando alguien le pregunta la hora, responde ‘¿qué gallina?’. Nadie le estaba preguntando si Guaidó está en debacle o en desgracia política, pero al salir el gobierno colombiano a declararlo, podemos concluir que sí lo está».

Señaló, en tono irónico, que estas declaraciones las emitió la canciller el mismo día que el gobierno de Duque tuvo un gran logro: superó a China en infectados por Covid-19.

Reacciones a la expulsión

Pérez Pirela subrayó que todo el tema de las sanciones a Venezuela es solo un pote de humo, un asunto de marketing de una organización que intenta recuperar, actuando en contra de Venezuela, el prestigio que quedó por el suelo durante la peor fase de la pandemia.

Con respecto a la reacción oficial de la UE ante la expulsión de su personal diplomático, indicó que en un primer momento dijeron que iban a convocar a la embajadora del gobierno de Maduro ante la UE y luego estudiarían una medida. Una portavoz dijo que si la enviada de Maduro tiene que abandonar Bruselas, esta decisión se tomaría por unanimidad por el Consejo de la UE.

«Josep Borrell, enemigo jurado de Venezuela, dijo que responderá pronto y usó una de esas frases diplomáticas que ni aportan ni quitan -observó-. Resulta risible que la UE, que quedó desnuda en la pandemia, cuyos gobiernos quedaron como totales pendejos con decenas de miles de muertos, tienen a los pueblos levantados y responden ocupándose de Venezuela. Cuando el dedo apunta a la Luna, el estúpido mira el dedo».

Dijo que si se quiere  contextualizar y entender lo que significa esta medida, hay que ubicarla como parte de una escalada de agresiones para generar tensiones en el marco de la contienda electoral.

«El lunes 22 de junio, representantes de la UE realizaron reunión para invertir 144,2 millones de euros en solidaridad con los refugiados venezolanos. Según Francisco Rodríguez, no se sabe adónde van a parar esos fondos. No hay control ni auditoría internacional para saber el destino de ese dinero».

«Hoy se encuentran dos tipos de venezolanos en el extranjero: los que fueron empujados a salir y están en situaciones muy precarias; y aquellos que empujaron a salir a los primeros y han hecho de la migración venezolana un grandísimo negocio, cotizado en millones de dólares. A estos politiqueros supuestamente exiliados en Miami, Bogotá y Madrid le está llegando buena parte de estos millones y millones de dólares y euros y se los están embolsillando. Por eso no quieren ir a elecciones porque su negocio es seguir recibiendo dinero en nombre de una supuesta lucha contra la dictadura», puntualizó.

Injerencia en pandemia

Insistió en que las afrentas contra Venezuela no son nuevas, sino que ya tienen varios años. De hecho, Venezuela se convirtió en 2017 en el primer país latinoamericano sancionado por la UE.

«En este caso específico, la UE sigue los pasos de EEUU, que el 5 de junio impuso medidas unilaterales contra tres diputados de la AN por ‘tomar el control del órgano legislativo de Venezuela'», recalcó.

«A pesar de que esta decisión afecta únicamente a funcionarios, constituye sin duda alguna una omisión a la exhortación de la relatora especial de la ONU para Medidas Coercitivas Unilaterales, Alena Douhan, quien en abril llamó a suspender todas las sanciones unilaterales que impiden a los estados sancionados enfrentar la pandemia -aseguró-. A Europa, una de las regiones con mayor número de infectados y fallecidos, no se le ocurre otra cosa que adelantar sanciones en medio de esta emergencia mundial. La pandemia dejó al desnudo a la sociedad, la política y los gobiernos de Europa. Hace pocas semanas el presidente de Serbia,  Aleksandar Vučić, dijo que la solidaridad en la UE no existe. Se refería a la actitud de encerrarse y no coordinar esfuerzos durante la pandemia. Hubo piratería entre europeos. Potencias denunciaron robo de más un millón de mascarillas de EEUU para dárselas al ejército de Israel para que no cesara en sus operaciones de ocupación. Pues bien, estos países que se robaron mascarillas entre ellos, son los que se permiten sancionar a diputados opositores por querer ir a elecciones. Si no fuera tan tráfico daría algo de risa».

Para mostrar el carácter trágico de la situación europea dio alguna cifras del Covid-19.  «Estamos hablando de países como España, que registran 248 mil 970 infectados; Italia, que tiene 240 mil 436 y 34 mil 744 muertos; Francia, con  29 mil 816 muertos y Reino Unido, con 28mil 436 muertos».

«La UE está desesperada, no es unión económica ni política ni nada. Prolongó por seis meses las sanciones a sectores de la economía rusa por la ‘anexión ilegal de la península de Crimea’, pero saben que no pueden ponerse muy bravos con los rusos, pueden gritar y  lanzar fuego artificiales, porque cuando llega el invierno tienen que calentarse y para eso necesitan el gas ruso. Es lo mismo que le pasa a EEUU con China, porque China compró gran parte de su deuda externa. Solo pueden pelearse con ellos a través de los micrófonos. Si se ponen payasos, Rusia les quita el gas a los europeos y China pide el pago de la deuda a EEUU», explicó.

Equiparó este cuadro con el de la Segunda Guerra Mundial, que fue ganada en realidad por el Ejército Rojo de la Unión Soviética, pero EEUU ha hecho creer fue su mérito. «Lo rusos liberaron a los europeos occidentales y le salvaron las nalgas a los gringos. Pero los gringos tenían Hollywood y han hecho creer que ellos salvaron al mundo».

¿Trump retoma la guerra comercial?

En la continuación de su análisis, Pérez Pirela apeló a una nota suscrita por Javier Benítez para el portal Sputnik, en la que se plantea la hipótesis de que EEUU está retomando la guerra comercial con China e, incluso, con Europa, como fórmula para salir de la crisis económica generada por la pandemia.

«Esa hipótesis me dejó cabezón. Tengo que confesar, aunque me haga sonrojar, que estoy de acuerdo. Parece una teoría paranoica, pero posee elementos de realidad no soslayable», aseguró.

Citando fragmentos del trabajo periodístico, precisó que el FMI prevé una contracción de 4,9% del PIB mundial y estima que el coronavirus va a costar 12,5 billones de dólares. Mientras el Banco Mundial prevé la peor caída del PIB global desde la Segunda Guerra Mundial.

«Según el economista Julio César Gambina, esto hace que Trump retome su guerra comercial, incluso contra la UE. ¿Se dan cuenta de que ser chupamedia no paga? La UE jalándole bola a EEUU, sancionando a Venezuela y Trump planeando retomar la guerra contra ellos. Quiere reestructurar la economía expoliando a la mayoría de la población mundial. EEUU aprovecha la crisis de la pandemia para expropiar riquezas de otros países, incluso a sus supuestos aliados».

El artículo de Sputnik  plantea que Europa duerme con su enemigo, EEUU, desde la época del Plan Marshall, cuando vendió para siempre su soberanía: desde entonces, el viejo continente es un mero apéndice de Washington, que tiene sus riendas en lo político y económico.

«Los europeos han ido siempre nariceados por EEUU. Salvo excepciones como Charles De Gaulle que mandó a los gringos al carajo después de la Segunda Guerra Mundial. Italia se arrodilló de inmediato. Desgraciadamente, lo de De Gaulle no sirve actualmente porque Macron y Sarkozy se arrodillaron después», aseveró el presentador de Desde donde sea.

Otro párrafo de la nota referida, afirma que: «De alguna manera EEUU está en un debate político de quién dirige esta estrategia defensiva por mantener la posición de privilegio en el sistema mundial. Hay una reestructuración de las relaciones estatales en contra del gasto público social; y hay una reestructuración de relaciones internacionales en desmedro de los países relativamente más débiles».

El reportaje incluye declaraciones del economista Julio César Gambina, quien señala que «Es la primera vez que China, en su historia moderna, no establece meta de crecimiento para este 2020, porque lo que privilegia es resolver el tema del empleo. Son 80 millones de empleos perdidos en China a propósito de la recesión a causa del Covid-19. Las cifras del FMI son dudosas, y lo más importante es que China no se anima a fijar meta de crecimiento, y ese es un dato relevante, porque la economía mundial no cae tanto, porque China cae menos de lo que cae el mundo».

Pérez Pirela concluyó que «esta pandemia nos lleva a una bifurcación: o nos organizamos para una nueva forma de realidad o permitimos que las grandes superpotencias, las grandes economías y los grandes ricachones se organicen ellos primero y después nos organicen a nosotros. La pospandemia en términos económicos y políticos puede ser la gran oportunidad para otro tipo de organización o el golpe final de una dictadura mundial».

Así trata Trump a los europeos

Por ser un tema muy relacionado, abordó el escándalo que ha generado, a ambos lados del Atlántico, la difusión por CNN de una serie de llamadas entre Donald Trump y mandatarios europeos en las que se evidencia cómo el gobernante estadounidense los humilla y veja.

«Los europeos, a través de gestos como estas sanciones a venezolanos, quieren equipararse con EEUU, pero allá manda Donald Trump. Ellos desprecian a Trump, y Trump desprecia a los europeos. CNN cuenta que varios gobernantes europeos, como Ángela Merkel o Emmanuel Macron, han sido humillados, vejados, malpuestos por Trump en llamadas telefónicas. El concepto que tienen los líderes europeos de Trump, con ciertas excepciones, es el peor que ustedes puedan imaginar».

Ese mal concepto solo opera puertas adentro, porque puertas afuera apenas si se produce alguna crítica o comentario como el de Ángela Merkel, que dijo que el mundo debe prepararse para un EEUU que ya no sea hegemónico. «Sin embargo, quieren mantener los equilibrios precarios de la OTAN. Los líderes prefieren abstenerse de expresar el grandísimo desprecio que sienten por Trump. Podríamos pensar que siguen estando de acuerdo en muchos puntos, pero la verdad es que los europeos critican en todo a Trump, menos en el caso Venezuela. Son tantos los intereses de los europeos en esta región que prefieren taparse la nariz y decir que están de acuerdo con Trump».

Al abundar en el punto de las llamadas privadas de Trump humillando y degradando a líderes políticos, señaló que, según CNN, a la entonces primera ministra británica Theresa May le dijo débil y carente de valor, mientras a Merkel la llamó estúpida y la acusó de estar en el bolsillo de los rusos.

«Un funcionario alemán describió el comportamiento de Trump con Merkel en las llamadas como ‘muy agresivo’ y dijo que se tomaron medidas especiales para garantizar que su contenido permaneciera en secreto», indica la nota de CNN.

“Les da pena a los alemanes que un ignorante, un burro bípedo como Donald Trump, un señor que cree que Finlandia es parte de Rusia y que el premio Nobel solo se le da a los reyes, esté humillando a los alemanes y a su canciller”.

Leyó otro pasaje del trabajo: “Trump regularmente intimidaba y menospreciaba a otros líderes de la alianza occidental durante sus conversaciones telefónicas, incluido el presidente francés, Emmanuel Macron”.

Al respecto opinó que Macron llegó a presidente de Francia porque forma parte de los grupos sionistas de la banca. «Cuando se reunió con Trump en la Casa Blanca, se dieron besos y abrazos, pero apenas Macron se dio vuelta, Trump dijo que ‘este es un estúpido».

Las fuentes de CNN informaron que otras de las víctimas de las llamadas insultantes de Trump fueron el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, y el de Australia, Scott Morrison. Para Pérez Pirela no resulta sorprendente, pues Trudeau, a quien venden como una joven promesa de la derecha mundial, se comporta como si fuera un subalterno de Trump.

“Las llamadas llevaron a los exfuncionarios de Trump –incluidos los asesores de Seguridad Nacional H.R. McMaster y John Bolton, el secretario de Defensa James Mattis, el secretario de Estado Rex Tillerson y el jefe de Gabinete de la Casa Blanca John Kelly, así como funcionarios de inteligencia– a concluir que el presidente a menudo era ‘delirante’ en su trato con líderes extranjeros y que era evidente su poca preparación para tratar asuntos de política exterior”, leyó otra sección del trabajo de CNN.

“Estos lo están llamando burro, ignorante, acéfalo e incompetente a la hora de manejar temas internacionales y, mientras tanto, la oposición de Venezuela se fundamenta en Trump para cambiar de gobierno aquí», remató.

Libro

El material bibliográfico recomendado en esta oportunidad fue América Nuestra, integración y revolución, tomo 1, del pensador venezolano Luis Britto García.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook