El alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, impuso nuevamente un toque de queda para todo el condado -el más poblado de Florida- que comenzó a regir desde el viernes 3 de julio, debido al alarmante  aumento de casos de coronavirus.

La  medida está  vigente de 10:00 pm a 6:00 am todos los días, hasta nuevo aviso, informó   Univisión  en su portal web . Excluye a los trabajadores de salud, rescatistas, bomberos, policías, personal de los medios de comunicación y de servicios de entrega de comida a domicilio.

Además, Giménez anunció que está dando marcha atrás en la reapertura de los establecimientos de entretenimiento, como cines, salas de juegos, casinos (con excepción de los que pertenecen a tribus pues no están bajo jurisdicción del condado), salas de conciertos y sitios de entretenimiento adulto.

Las playas fueron clausuradas.

El porcentaje de pruebas que han dado positivo en Florida ha alcanzado el 16%, más que el 4% de hace un mes, según un análisis de Reuters. La Organización Mundial de la Salud dice que un porcentaje superior al 5% es preocupante.

De acuerdo con la declaración del alcalde, los hospitales del condado  están viendo un incremento en los pacientes con coronavirus, con un claro aumento en personas de entre 18 y 34 años, cuyo estado se está agravando.

El alcalde también se refirió al caso de un niño de 11 años cuya muerte por covid-19 fue reportada este jueves 2 de julio en el condado.

“Esto es un claro mensaje a la comunidad que este virus pueda atacar a cualquiera”, dijo Gimenez.

Miami ya había impuesto el uso obligatorio de mascarillas en espacios abiertos y cerrados y  multas de hasta 500 dólares a quien no cumpla.

El jueves, el departamento de salud de Florida reportó una cifra record de 10.109 casos de coronavirus y 67 muertes relacionadas al covid-19 en el estado, incluyendo 18 en Miami-Dade y 9 en Broward.

En el mismo reporte, Miami-Dade tuvo un aumento de 2.304 casos de coronavirus, llegando a una cifra de 40.265, con un total de 1.018 muertes.

(Agencias)

Comentarios Facebook