Brasil registra un total de 64 mil 867 muertes causadas por el nuevo coronavirus, con 602 decesos en el último día, mientras que el número de casos confirmados ascendió a un millón 603 mil 55, según informaron voceros gubernamentales este domingo 5 de julio.

El Ministerio de Salud reportó en su boletín diario de la enfermedad 26 mil 51 contagios en las últimas 24 horas.

Ese incremento diario de 602 fallecidos rompió una secuencia de cinco días consecutivos por encima del millar de víctimas mortales relacionadas con el covid-19 en este país de 210 millones de habitantes.

Los fines de semana las cifras suelen presentar un importante descenso debido a la menor actividad de los órganos públicos, para contar los datos que reciben de cada uno de los 27 estados brasileños.

Brasil es uno de los focos globales de la pandemia y el segundo país con más infectados y decesos  en el mundo, apenas por detrás de Estados Unidos.

No obstante, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Brasil supera a la potencia norteamericana cuando se contabilizan apenas los fallecidos de los últimos siete días: siete mil 213 frente a cuatro mil 415.

Desde el pasado 19 de mayo, cuando sobrepasó por primera vez la barrera de los mil fallecidos diarios, el gigante suramericano ha registrado un promedio de mil 22 decesos al día.

Las autoridades investigan además el fallecimiento de otras cuatro mil 147 personas que podrían haber sido provocadas por el patógeno, que continúa su expansión, ahora con especial virulencia en las regiones centro-oeste y sur del país.

La tasa de mortalidad de la enfermedad se sitúa ahora en las 30,9 decesos por cada 100 mil habitantes.

Por otro lado, los pacientes recuperados subieron hasta los 906 mil 286, lo que supone un 56,5 por ciento del total de infectados.

Los estados brasileños más azotados por la pandemia son Sao Paulo (320 mil 179 casos confirmados y 16 mil 78 muertes), Ceará (121 mil 464 y seis mil 441) y Río de Janeiro (121 mil 292 y 10 mil 667).

Los investigadores discrepan sobre cuándo se alcanzará el pico de la curva epidemiológica. Hay incluso que defienden que nunca llegará y que Brasil mantendrá un nivel medio de decesos y contagios durante un largo periodo de tiempo, debido a la dimensión continental del país.

Varios estados y ciudades del país, entre ellos Sao Paulo y Río de Janeiro, están inmersos desde junio en un proceso de reapertura de sus economías, pese a que la curva epidemiológica aún sigue en fase creciente, aunque menos acelerada.

Este lunes 6 de julio reabrirán los bares, restaurantes y salones de belleza de la capital paulista, que ya permitió el funcionamiento del comercio de calle y los centros comerciales con restricciones.

(EFE)

Comentarios Facebook