El Parlamento Europeo (PE) integrado por una mayoría de diputados de la derecha y la ultraderecha de la Unión Europea (UE) y que argumentan que Juan Guaidó es el «presidente encargado» de Venezuela, decidieron este viernes que la comunidad debe aplicar más medidas coercitivas contra el país con el propósito de asfixiar a la población y derrocar al Gobierno de Nicolás Maduro.

Dicho parlamento, que insiste que Guaidó es el presidente porque según ellos es el único Poder electo «democráticamente», obviando la victoria de Maduro en las elecciones presidenciales de 2018 para alinearse al plan sedicioso del régimen de los Estados Unidos que busca crear un Estado paralelo que les permita tener el poder económico y político en Venezuela, rechazó la supuesta vulneración de la democracia y la Constitución por parte del Gobierno venezolano.

En un despacho de la agencia EFE se detalla que la Eurocámara pide que “se refuerce y amplíen” las «sanciones» si se sigue deteriorando la situación en Venezuela.

La decisión viene tras las declaraciones del presidente Maduro, quien había decidido expulsar a la embajadora europea en Caracas, Isabel Brilhante Pedrosa, luego que la UE decidiera aplicar más medidas coercitivas contra Venezuela.

La decisión de Maduro terminó siendo revocada días después, pero el parlamento europeo tomó este altercado como un nuevo pretexto para seguir atacando a los venezolanos.

El PE emitió una resolución aprobada con 487 votos a favor, 119 en contra y 79 abstenciones, dónde los diputados -leales a Washington y al plan sedicioso de Juan Guaidó- rechazaron las supuestas «vulneraciones del funcionamiento democrático, constitucional y transparente” de la Asamblea Nacional que ellos mismos decían reconocer antes que Guaidó fuera sacado de la directiva parlamentaria por sus innumerables escándalos de corrupción, lo que es considerado por ellos como «actos violentos contra sus miembros», que a su vez se tradujo en la suspensión de la inmunidad parlamentaria de varios de los involucrados en estás mafias corruptas.

Dice la resolución que el PE “lamenta profundamente” la expulsión -no concretada- de la embajadora como represalia a las sanciones impuestas contra Venezuela, que según la UE es contra 11 «altos cargos responsables de graves violaciones de los derechos humanos», incluyendo al nuevo presidente del parlamento, el opositor Luis Parra, institución que está en desacato al orden constitucional desde enero de 2016 por no acatar órdenes del Poder Electoral y del Poder Judicial.

El PE añade que los Estados miembros deben “considerar también la posibilidad de actuar con arreglo al principio de reciprocidad si se reproduce esta situación, es decir, revocar las credenciales de los embajadores de Nicolás Maduro en la Unión”.

Además, los eurodiputados piden a los gobiernos europeos que reconozcan a los representantes políticos nombrados por Juan Guaidó, actualmente prófugo de la justicia venezolana, a quien la Eurocámara sigue reconociendo como supuesto presidente de Venezuela.

En ese sentido, la Eurocámara pide que “se refuerce y amplíe” el bloqueo al país suramericano y a sus funcionarios de Gobierno y del Estado, si se sigue deteriorando la situación; razón por la que considera que la UE debe “restringir los movimientos de las personas incluidas en dicha lista, y de sus parientes más cercanos, e inmovilizar sus activos y sus visados”.

La resolución acordada reitera la preocupación de la Eurocámara por “la gravedad de la emergencia humanitaria, que supone una seria amenaza para las vidas de los venezolanos” y expresa solidaridad con los “que se han visto obligados a huir de su país por anhelar unas condiciones de vida muy elementales”.

Además, pide poner la atención sobre un agravamiento de la crisis migratoria también en países de la región como Colombia, Perú, Ecuador, Bolivia, Chile, Brasil, Panamá y Argentina, una situación que dificulta aún más la lucha contra la pandemia de coronavirus que tiene ahora en el continente latinoamericano uno de sus principales focos de expansión, migrantes que han decidido retornar a Venezuela al quedar vulnerables sin casa y trabajo en los países donde estaban, y que se han convertido en un grave foco de infección al país, sobre todo los que llegan desde Colombia y cruzan por trochas ilegales.

El Parlamento Europeo pide también al Gobierno de Venezuela que “reconozca la crisis humanitaria en curso, evite que empeore y promueva soluciones políticas y económicas para garantizar la seguridad de toda la población civil y la estabilidad del país y de la región”.

A pesar que no reconocer al diputado Luis Parra como nuevo presidente de la Asamblea Nacional, desconociendo la decisión plenaria del 5 de enero de 2020, los eurodiputados insisten en que la AN es “el único órgano democrático de Venezuela elegido legítimamente” y advierten que el respeto a sus funciones es clave para llegar eventualmente a una solución política pacífica.

“El respeto de las instituciones y de los principios democráticos y la defensa del Estado de Derecho son condiciones esenciales para encontrar una solución a la crisis en Venezuela para beneficio de su población”, dicen los europeos.

Además, la resolución muestra su apoyo a las investigaciones de la Corte Penal Internacional sobre si se han cometido crímenes de lesa humanidad en Venezuela por parte del Gobierno de Nicolás Maduro y pide a la UE que apoye esta iniciativa.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook