Los señalamientos por el supuesto intercambio de oro entre el Gobierno del presidente Nicolás Maduro y el comandante libio Khalifa Haftar forman parte de la estrategia de Estados Unidos para cercar y continuar las sanciones contra Venezuela, dijo a Sputnik el diputado del gobernante Partido Socialista Unido (PSUV), Julio Chávez.

«Se inscribe en una política de Washington de perseguir y cercar al Gobierno bolivariano, de tratar de intensificar el bloqueo, de advertirle al mundo que quien se atreva a hacer negociaciones comerciales lícitas con el Gobierno de Venezuela va a ser señalado y ser objeto de sanciones como lo han hecho con el presidente Nicolás Maduro», expresó el parlamentario.

Libia y Estados Unidos estarían investigando los supuestos intercambios de oro por dinero en efectivo entre Venezuela y Haftar.

El Gobierno libio, con la ayuda de las Naciones Unidas y Estados Unidos ha estado rastreando el avión privado de Haftar, que se sospecha que transporta oro desde Venezuela a África Occidental, y desde allí a Europa y el Medio Oriente, Estados Unidos y Europa, según funcionarios de seguridad de Trípoli, aseguró el Wall Street Journal el pasado 10 de julio.

En ese sentido, Chávez manifestó que EEUU busca hacer que Venezuela es un Estado forajido al acusar a su Gobierno de realizar intercambios de oro.

«No hay elementos que puedan corroborar esa nueva denuncia de Estados Unidos, que se ha valido de cualquier cantidad de artimañas y mecanismos para seguir contribuyendo a generar la matriz en la opinión mundial de que Venezuela es un estado forajido que hace actividades ilegales y sin tener pruebas lanzan una acusación de esta naturaleza», expuso.

En junio pasado, el opositor Juan Guaidó aseguró que el avión de Haftar había aterrizado en Venezuela y que era protegido y financiado por el Gobierno de Maduro.

Sin embargo, el Ejecutivo venezolano no se pronunció sobre la supuesta presencia del líder libio en ese país sudamericano.

Para el diputado, el Gobierno de Maduro enfrenta esos señalamientos por las alianzas con otros países que ha tenido que trazar para evadir las sanciones de EEUU.

«Estas nuevas acusaciones que salen de la Casa Blanca, se inscriben en esa agenda de permanente agresión y hostilidad contra nuestro Gobierno, que ha buscado con aliados en el mundo como Irán, adquirir medicamentos, alimentos, equipos y cuanto requiera el país para satisfacer las necesidades del pueblo venezolano y es legítimo», sostuvo.

El Wall Street Journal también aseguró el pasado mes de abril que EEUU ha comenzado a analizar un viaje que Haftar pudo haber hecho a Caracas en lo que «algunos funcionarios dicen que fue un esfuerzo para negociar acuerdos de petróleo y combustible».

Chávez manifestó que los países que se enfrentan a la política de EEUU de declaran enemigos de ese «sistema imperial».

«Ocurre que todo aquel que ose enfrentar la política militarista de Estados Unidos, todo aquel que denuncie la masacre que ha cometido Estados Unidos y sus aliados de la OTAN contra pueblos luchadores como Libia, Siria, Irak, seguramente van a ser relacionados con quienes en el mundo están buscando modelos y sistemas de gobierno alternativos al sistema neoliberal», acotó.

El Gobierno venezolano ha anunciado hasta el momento la compra de combustible a Irán, como parte del acuerdo energético que mantienen ambas naciones.

La Fiscalía de Estados Unidos solicitó el 2 de julio ante una corte el embargo del combustible iraní que se exporta a Venezuela, tras acusar al empresario de esa nación Mahmoud Madanipour de organizar el envío del combustible a través de firmas ficticias registradas en Emiratos Árabes para eludir las sanciones extraterritoriales de Washington.

En mayo, EEUU advirtió a gobiernos extranjeros, puertos marítimos, compañías navieras y aseguradoras que podrían enfrentar severas sanciones ayudaban a la flotilla iraní que llevaba combustible a Venezuela.

(sputniknews.com)

Comentarios Facebook