Una pareja de Singapur, que produjo la muerte de su pequeño de cinco años tras lanzarle agua hirviendo, fue sentenciada con 27 años de cárcel por el Tribunal Superior el último 13 de julio. Se trata de “uno de los peores casos de maltrato infantil” registrados en el país.

Ridzuan Mega Abdul Rahman (28) recibió 27 años de cárcel y 24 azotes, mientras que su esposa, Azlin Arujunah (28), fue sentenciada a la misma pena con un período adicional de un año en lugar de azotes.

Según la justicia, ambos lanzaron agua caliente a su hijo en cuatro ocasiones, entre el 15 y el 22 de octubre de 2016. La tortura ocurrió en su apartamento en la región de Toa Payoh. Siete horas después lo llevaron a un hospital local, de acuerdo The Straits Times. Sin embargo, el menor murió con el 75 % de su cuerpo cubierto de llagas.

La pareja singapurense también confinó al menor en una jaula para mascotas, lo pellizcó con un alicate, lo golpeó con una escoba y le quemó la palma de la mano con una cuchara caliente.

La jueza Valerie Thean describió el maltrato infantil como “extremadamente cruel”. El fiscal general adjunto Tan Wen Hsien, por su parte, argumentó que el niño tuvo dolor durante una semana y “sufrió un destino peor que la muerte”.

Incluso después de que el menor fuera llevado al hospital, la pareja mintió al expresar que las lesiones fueron autoinfligidas, señaló la justicia.

Los médicos descubrieron que el niño estaba en una condición crítica con quemaduras de segundo a tercer grado, heridas faciales y la nariz rota. A pesar de los esfuerzos, murió en la mañana del 23 de octubre, hace cuatro años.

Ridzuan Mega Abdul Rahman fue arrestado el mismo día, mientras que Azlin Arujunah, el 25 de octubre.

(La República)

Comentarios Facebook