Este domingo 19 de julio se conoció que el primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, afirmó que en caso de un segundo brote de covid-19 en Gran Bretaña, no quiere aplicar medidas de confinamiento nacional.

Así lo indicó en una entrevista para The Sunday Telegraph, luego de un informe encargado por el principal asesor científico del Ejecutivo, Patrick Vallance, recomendara tomar medidas drásticas de confinamiento by restricción, ya que una nueva ola de covid-19 el próximo invierno podría cobrar la vida de otras 120.000 personas.
 
Ante este escenario, Jonhson afirmó que concedió poderes especiales a los ayuntamientos en Inglaterra para que estos puedan decretar confinamientos locales. En este sentido, lo podrían efectuar clausurando comercios, cancelando eventos y cerrando espacios públicos al aire libre en caso de que tengan que gestionar nuevos rebrotes localizados.
 
En Inglaterra se tiene previsto que desde el próximo 25 de julio volverán a entrar en funcionamiento los gimnasios, las piscinas y otras instalaciones deportivas. Por otro lado, el 1 de agosto reanudarán su actividad otros locales como salones de belleza y casinos. Los teatros y conciertos podrían realizarse si se respeta la distancia social.
 
En Gran Bretaña se contabilizan hasta el momento más de 294 mil contagios y más de 45 mil decesos.
 
(LaIguana.TV)
Comentarios Facebook