El gobierno de Venezuela puso en funcionamiento este viernes el centro de salud más grande del país para atender a los pacientes positivos del Covid-19, el cual está ubicado en el Poliedro de Caracas y cuenta -como todo centro asistencial- con un incinerador de desechos.

Sin embargo, la derecha en su plan desestabilizador ha puesto a rodar por las redes sociales el mensaje de que se trata de un “horno crematorio”, acompañado de un audio que dice “la vaina está fea”, con el fin de generar mayor zozobra en la población.

Este tipo de equipos son utilizados para incinerar material de bioseguridad contaminado por los propios pacientes y el personal médico, como son: kits desechables de protección a las camas hospitalarias, batas, guantes, entre otros insumos.

El hospital intermedio de campaña instalado en tiempo récord en el coso de La Rinconada tiene capacidad de albergar a 1.200 pacientes.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook