En Desde Donde Sea, Miguel Ángel Pérez Pirela analizó el papel que juega el estado de Florida dentro de la carrera electoral en los Estados Unidos y específicamente cómo el hecho de que el actual mandatario, Donald Trump vaya abajo en las encuestas en esa entidad desde hace meses, prácticamente le concede una ventaja irremontable a su rival, Joe Biden. 

Aludiendo a encuestas y análisis preelectorales publicados por CNN y CBS-News, el analista comentó que «Trump no ha liderado (…) una sola encuesta en la Florida desde principios de marzo. Estamos terminando el mes de julio: marzo, abril, mayo, junio, julio. Cinco meses». 

El dato resulta relevante, en razón de que es la primera vez en 90 años que un aspirante a la reelección esté perdiendo en ese estado y según estiman los analistas, «es probablemente el estado que (…) debe absolutamente ganar para mantener un segundo mandato, puesto que «ningún republicano ha ganado la presidencia sin Florida desde 1924» y «la última vez que el estado votó más a los demócratas fue en 1976».

Por ello, «el hecho de que Trump esté ocho puntos debajo, en promedio, en encuestas de alta calidad desde el 1 de junio, sugiere que ha caído significativamente a nivel nacional», remató Pérez Pirela, aunque insistió que hay que considerar que si bien los datos y contexto histórico-electoral precedentes hacen suponer que el gobernante tiene muy cuesta arriba repetir su mandato y está dependiendo casi en exclusiva de la aparición de una vacuna contra la Covid-19, «en política no hay muertos». 

En el otro lado de la acera, es decir, del bando demócrata, el panorama se muestra mucho más promisorio para Joe Biden, pues de acuerdo al análisis publicado por la cadena CNN que emplea datos recolectados por ellos y por CBS-News, dispone en este momento de una ventaja de 12 puntos en Michigan y Pensilvania y «tiene un camino claro para obtener 270 votos electorales», descontando el estado de Florida, tradicionalmente republicano y que en este momento está ganando. 

«Encuestas de alta calidad de junio ya le daban a Biden una ventaja promedio de 10 puntos en Wisconsin. Si Biden agrega todos esos estados a su columna, más los 232 votos electorales que Hilary Clinton ganó en 2016, obtiene 278 –número fundamental– votos electorales», detalló el experto.

Adicionalmente, es preciso saber que Florida equivale a «29 votos electorales», por lo que «Si Biden agrega esos votos a los estados que Clinton obtuvo en 2016, obtiene 261 votos electorales y Biden necesitaría solo 9 votos más para obtener una mayoría del colegio electoral. Podría agregar a cualquier otro estado que Trump ganó en 2016 por 9 puntos o incluso menos».

Por otra parte, CNN destaca el estado también se distingue de otras entidades tradicionalmente muy disputadas, que se ubican en la región de Los Grandes Lagos, por lo que «»si Biden tropieza en la mayoría de los estados cambiantes de la región, posiblemente podría aferrarse a Florida y añadir el diverso estado de Arizona», en donde el demócrata lleva una ventaja «consistente» de cuatro o cinco puntos, según «las últimas encuestas de CNN y NBC-News».

De lo anterior, puede desprenderse el siguiente escenario para Biden: podría ganar «uno de esos estados –campos de batalla de Los Grandes Lagos y Florida– para obtener entonces 270 votos electorales, podría, por ejemplo, agregar a Michigan 16 votos electorales a su columna y sería más que suficiente para mandar a Donald Trump a su casa», explicó Miguel Ángel Pérez Pirela. 

Empero, Florida sigue siendo un estado signado por la disputa. A este respecto, indicó que «la última vez que un demócrata ganó el estado por más de seis puntos, fue en 1948. Ningún candidato de ninguno de los partidos ganó el estado por más de seis puntos desde 1992, pero con Florida registrando más de 9.000 hospitalizaciones por Covid en un día, Trump la tiene muy, pero muy cuesta arriba». 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook