La vacuna contra el Covid-19 se ha convertido en una batalla geoestratégica y hasta electoral entre países y corporaciones, como esperanza acerca del final de la pandemia, pero la Organización Mundial de la Salud sigue siendo muy cautelosa y advirtiendo que ese final todavía no está a la vista.

Esta es una de las conclusiones de la revisión que hizo el filósofo y comunicador Miguel Ángel Pérez Pirela en su programa Desde donde sea, del lunes 03 de agosto.

Antes de entrar en esa materia, anunció que el próximo viernes 07 de agosto, el espacio tendrá el honor de recibir a “uno de los más importantes filósofos, intelectuales y pensadores del siglo XX y lo que va del XXI, Enrique Dussel, uno de los padres de la filosofía de la liberación y del pensamiento descolonial, quien durante el siglo XX dialogó con filósofos de la talla de Emmanuel Levinas y Jürgen Habermas y que es un orgullo para nosotros por ser latinoamericano”.

¿Cuándo terminará la pandemia?

Al iniciar el análisis, apuntó que epidemiólogos españoles, alemanes, estadounidenses, rusos y chinos han dado declaraciones importantes sobre el tema de la duración de la pandemia. Hay quienes sostienen la tesis de la inmunidad de rebaño, que consiste en que al mayor número de personas les llegue el virus para que es inmunice una parte importante de la población.

“Bolsonaro, en forma torpe, plantea esta idea, a contrapelo de muchos de los gobernadores de Brasil. Piensa que es la manera de remontar la cuesta del Covid-19. Es particularmente peligroso que esto se haga en un país latinoamericano, donde desafortunadamente tenemos sistemas sanitarios débiles. Apostar a la inmunidad del rebaño es una especie de ruleta rusa, porque ¿estarían los sistemas de salud, especialmente los de Brasil, preparados para acoger los casos que deriven de esta inmunidad de rebaño? No parece”, advirtió.

Explicó que en el caso de España, las proyecciones surgen de la realidad, según el Estudio de Prevalencia  del Ministerio de Sanidad, publicado en junio de este año, cerca de 6% de la población ha adquirido aparentemente inmunidad, luego de 40 mil muertes por Covid-19 en ese país. De acuerdo con el estudio del Instituto Carlos III, esto significa que lograr la inmunidad de 60% de la población española supondría perder a otras 400 mil personas. Por ello, promover la inmunidad natural, grupal o de rebaño contra el Covid-19 no sería aceptable ni ética ni epidemiológicamente, dicen los expertos.

“Esa estrategia supone una barbaridad por la alta letalidad de del virus. No es en balde que países con presidentes como Trump y Bolsonaro han tratado de avanzar velada o desveladamente esta lógica del rebaño, con resultados letales. EEUU encabeza las cifras de infectados y fallecidos y detrás está Brasil”, señaló el moderador.

Continuó diciendo que si ya sabemos que con esta teoría de la inmunidad del rebaño, la factura en vidas humanas es muy cara, entonces la pregunta es cuándo surgirá la vacuna y entramos en una especie de guerra de todos contra todos y una carrera contra el tiempo que no solo es sanitaria, sino también política, geoestratégica y hasta electoral.

“Es electoral porque la reelección, un tanto dudosa de Trump el 3 de noviembre, pasa por su desesperado empeño se tener la vacuna al menos unas semanas o en el peor se los casos, unos días antes. Trump apuesta todo lo que tiene a encontrar esta vacuna para poder así salvarse de una derrota. Si Trump consigue tener la vacuna para aplicación masiva puede tener nuevo chance contra Biden. Pero si solo se presenta con el cuento de una vacuna, no las va a ganar porque las vacunas son demostrables”, dijo.

La OMS habla de la vacuna

Señaló que la Organización Mundial de la Salud se ha pronunciado sobre la carrera de las vacunas. El ente rector ha precisado que hay 25 empresas del mundo autorizadas para realizar ensayos clínicos y otra 139 se encuentran en etapa de evaluación preclínica. “Es una cantidad importante de empresas y la que llegue antes que las otras a la vacuna va a tener unos dividendos muy grandes. Trump apuesta a Futura y a la Universidad de Oxford. De las 25 empresas autorizadas a realizar pruebas, 17 son rusas y están desarrollando más de 25 tipos de vacuna”.

Respondiendo a comentarios de la audiencia, opinó que “la vacuna es una especie de secreto de Estado para muchas potencias. No sé si quien la consiga será dueño del mundo, pero sí creo que de ser Trump, lo más probable es que no se distribuya a otros países. Si es China o Rusia, habrá intercambio”.

Recordó que hace algunas semanas hubo un escándalo con la francesa Novartis, cuando se supo que la vacuna iba a ser exclusiva para EEUU. Los voceros de la empresa tuvieron que echarse para atrás ante la indignación generalizada.

La vacuna rusa

Otro dato fundamental en este tema es la vacuna rusa. Observó que en Rusia se prevé poner en marcha la vacunación masiva y gratuita en octubre. “Lo anunció el ministro de Sanidad, Mijail Murashko,  quien indicó que los primeros en vacunarse serán los médicos y profesores. Solo falta el registro legal, previsto para dentro de diez días. Para finales de año, el volumen de producción podría llegar a 10 millones de dosis mensuales. Esto puede parecer mucho, pero vista la necesidad mundial de esta vacuna, resulta poco”.

Agregó que todos los voluntarios que recibieron la vacuna de prueba ya desarrollaron inmunidad. La viceprimera ministra rusa, Tatiana Gorikova afirmó que tanto esta vacuna, como la desarrollada por el Centro Ruso de Virología y Biotecnología, son las más prometedoras y su fabricación de plantea para agosto, mientras la segunda se prevé para septiembre y octubre.

“Hay que recordar que el 29 de mayo, el Adifavir recibió certificación de Rusia y se convirtió en el primer medicamento contra el Covid-19. Hasta este momento no hay efectos adversos”, subrayó.

En el sentido geoestratégico, tanto este medicamento como la vacuna de Rusia se convierten en una gran oportunidad para América Latina, pues ya Moscú ha confirmado que suministrará Adifavir a siete naciones de la región con los que está llegando a acuerdos, entre ellos Argentina, Bolivia, Ecuador, Uruguay, Paraguay, Honduras y El Salvador, según el Fondo de Inversión Directa de Rusia (RDIF). En el caso de Bolivia, el acuerdo es entre la compañía Cromis, perteneciente al RDIF, el grupo JimRar, que creó el fármaco, y la compañía boliviana Sigmar Corp. El 29 de julio, el socio boliviano recibió la tecnología para elaborar dicho medicamento.

“La gran crítica que se le hace a Trump es centrar sus esfuerzos en que la vacuna se aplique primero a los estadounidenses, en una lógica evidentemente colonialista”, puntualizó.

Presiones económicas

El análisis sobre el eventual fin de la pandemia no puede estar completo si no se consideran los efectos que tienen las flexibilizaciones apresuradas de las medidas de confinamiento y distanciamiento, en las que han tenido el peso principal las grandes empresas. “En este contexto, la impaciencia por presiones económicas parece seguir siendo la principal causa de retraso en el control de la pandemia. El caso más notorio es EEUU. Hay una gran polémica sobre la reapertura de las escuelas con el riesgo de un gran rebrote. Trump quiere reabrirlas. En Georgia, Luisiana, Misisipi y Tennessee  están entre los primeros. En Indiana, donde reabrieron la semana pasada, se presentó un caso el primer día. Esto, evidentemente, disparó las alarmas. En España se relajaron las medidas de confinamiento y hubo una corrida de toros, con la plaza llena, y se teme un rebrote por esa causa”, reseñó.

Pérez Pirela alertó que estas son las peores semanas del coronavirus en el continente americano. De hecho, en Venezuela se ha acondicionado 1 mil 200 camas en el Poliedro de Caracas, para atender a los contagiados asintomáticos o con síntomas leves, según lo explicó el presidente Nicolás Maduro.

Protestas contra las medidas

Las presiones para tratar de volver a la normalidad anterior a la pandemia han tomado cuerpo en algunos sectores de la sociedad. “Europa está reabriendo sus actividaeds, en algunos casos de una manera irracional, según mi interpretación. En Alemania unos 45 policías resultaron heridos en Berlín durante manifestaciones contra el distanciamiento social y otras restricciones. En Argentina se volvieron a prohibir las reuniones sociales y familiares por 15 días más, la novena extensión de la cuarentena obligatoria desde el 20 de marzo. Desgraciadamente, el tema es utilizado políticamente. La oposición dice que es una excusa para mantener a la población en estado de sitio”.

Citó artículos de la normativa que establece prisión de seis meses a dos años a quienes violen las medidas adoptadas por las autoridades para impedir la introducción o propagación de la epidemia.

“El sábado en pleno centro de Buenos Aires, hubo una manifestación en rechazo de las medidas restrictivas y ya convocaron a otra. Yo me pregunto ¿qué tienen en la cabeza quienes salen a protestar por estas medidas en medio de una pandemia que ya ha causado centenas de miles de muertos?  Al salir a protestar ya está propiciando el brote, pero además, la protesta es contra el confinamiento… ¿Qué propuesta tienen? Es una total locura e irresponsabilidad. Esto, en muchos casos, es empujado por ciertos empresarios, que no salen a protestar, pero si hacen lobby para presionar a los gobiernos para que permitan reabrir las actividades. Hay una lucha entre modelos sociales. Uno que apuesta por la salud de la mayoría y otro que apuesta por las ganancias. Cuando se empuja a un trabajador a ir a la calle a laborar en medio de una pandemia, ¿se hace realmente por defender sus libertades individuales?”, interrogó.

“Gente como Jaime Bayly plantean, detrás de un barniz de ‘libertarismo’, dice que salgan los trabajadores en pro de su libertad, pero ¿es, en verdad en pro de su libertad o es en pro del bolsillo de empresarios e industriales? Esa es la pregunta que hay que hacerse”.

La existencia de presiones indebidas sobre los gobierno ha sido remarcada por la OMS, organismo que advierte sobre la larga duración de la pandemia.

“La OMS no nos da mucha esperanza, pues advierte que ‘la pandemia será prolongada y creará fatiga de medidas de respuesta’. Según la OMS, el riesgo sigue siendo muy alto. Y es el organismo más apropiado para dar un estimado de cuándo terminará la crisis”, enfatizó Pérez Pirela, quien procedió a leer textualmente partes de una declaración. «La prolongada duración prevista de esta pandemia de Covid-19 requiere una estrategia sostenida por parte de todos los países en  proporcionar orientación pragmática y matizada sobre la gestión del brote «para reducir el riesgo de fatiga de medidas de respuesta en el contexto de las presiones socioeconómicas sobre los gobiernos. El Comité de Emergencia instó a la OMS a apoyar a los países en la preparación para el despliegue de terapias y vacunas comprobadas, y acelerar la investigación de las ‘incógnitas críticas’ restantes del virus, como la fuente animal de la enfermedad y los potenciales reservorios animales. Del mismo modo, pidió una mejor comprensión de la epidemiología y la gravedad del covid-19, incluidos sus efectos en la salud a largo plazo”.

Señaló que sobre esas diversas variables no se sabe nada a ciencia cierta. Por ejemplo, ¿cómo quedan los pulmones de una persona después del Covid-19?

El jefe de la OMS Tedros Adhanom dijo que «Es aleccionador pensar que hace seis meses, cuando me recomendaron que declarara (la pandemia), había menos de 100 casos y ninguna muerte fuera de China’, apuntó el alto funcionario. La pandemia es una crisis sanitaria que ocurre una vez al siglo, y cuyos efectos se sentirán durante las próximas décadas», agregó.

Vigilancia sanitaria y privacidad

Otra variable analizada por Pérez Pirela es la de la polémica entre vigilancia sanitaria y privacidad. “Un aspecto fundamental de la discusión tiene que ver con la privacidad. Según la prestigiosa revista estadounidense Science, los epidemiólogos alertan que en el estado de California, donde se concentra en torno al 10% de los más de tres millones y medio de casos confirmados de infección por coronavirus que hay actualmente en Estados Unidos, no se está realizando ninguna labor de rastreo debido a la preocupación de los usuarios por su privacidad”.

“El uso de aplicaciones móviles como una herramienta para contener la pandemia se ha ensayado con éxito en países como China y, especialmente, Corea del Sur. En Europa, algunos países ya han ensayado sistemas análogos, aunque en función de distintos modelos de privacidad: en Alemania e Italia los registros son anónimos, mientras que en Francia y Reino Unido sí se sabe cuántos y quiénes están contagiados. En España, el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación ha desarrollado la aplicación ‘Radar Covid’, que se está testando durante este mes en la isla canaria de La Gomera, y con un modelo similar al alemán o italiano», leyó el presentador.

Comentó que esta polémica tiene que ver con el tema del biopoder, planteado en su momento por el filósofo Michel Foucault sobre la vigilancia de la vida de los ciudadanos. “¿Dónde está el límite entre la vigilancia sanitaria al individuo para prevenir una pandemia y la vigilancia al individuo mismo? Resulta difícil o ingenuo pensar que empresas privadas o gobiernos que posean la data sanitaria de los individuos a través de una aplicación no vayan a hacer usos no sanitarios (políticos, comerciales, etcétera) de dicha data? Es un tema sobre el cual la filosofía política y de la ética tiene mucho qué decir”.

En los minutos finales del programa, se hizo eco de las denuncias de varios usuarios que reportan la agudización de los problemas de gasolina en varios lugares de Venezuela.

También hubo comentarios del público acerca de la huida del rey de España, Juan Carlos I, luego de innumerables escándalos de corrupción. “Pendejos los españoles que le siguen dando plata a un rey. Las responsabilidades son compartidas”, expresó Pérez Pirela.

Libro

La recomendación de lectura de la noche fue el ensayo Resistencia y participación de la antropóloga Iraida Vargas Arenas.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook