Ataques contra la libertad de empresa, de competencia y de expresión pueden parecer insólitos en Estados Unidos, pues este país se vende mundialmente como el adalid de estos derechos. Pero la realidad  demuestra que las élites estadounidenses solo respetan tales libertades cuando les conviene a sus intereses.

Tras analizar las reacciones del gobierno de Donald Trump al desempeño de empresas chinas como TikTok y Huawei, Miguel Ángel Pérez Pirela, en su programa Desde donde sea, arribó a esta interpretación y señaló que EEUU está perdiendo la guerra contra China, no solo en los terrenos económico y tecnológico, sino también en el simbólico, el de la cultura.

«TikTok ha escalado posiciones y hoy se convierte en la red social con mayor ascendencia, especialmente entre los jóvenes y adolescentes, pasando sobre Facebook y Twitter, y en EEUU es la causa de un grandísimo malestar para el gobierno de Donald Trump. En el país de la libertad de empresa, en el país de la propiedad privada, en el país de la libertad de expresión están por prohibir,  por censurar, la red social TikTok», planteó.

«Pareciese que  todo el que se oponga a la supuesta libertad de empresa y de expresión o de empresa de EEUU es sancionado, boicoteado, perseguido ¿Existe en verdad esas libertades en EEUU? -se preguntó-. Cuando una compañía extranjera les está ganando, le ofrecen dos opciones: o se van de su país o se la venden a una empresa estadounidense. Porque  el detalle está en que TikTok no es estadounidense ni europea. Es China, y ganará 500 millones de dólares, por encima de las otras redes sociales en EEUU».

«Resulta que cuando se encuentran frente a una empresa extranjera que les gana a las estadounidenses, con las normas, con las reglas de juego de EEUU, el liberalismo de no resulta tan liberal, buscan la manera de sacarla del mercado. Si ellos no van de primeros, no aplica la libre competencia ni el liberalismo ni el neoliberalismo ni la democracia, es decir, no aplican las consignas con las cuales son capaces de destruir países enteros a punta de bombas», expresó.

Acotó que ante la propuesta de seguir en el mercado, pero adquirida por una firma estadounidense, Microsoft, “de forma muy patriótica y beata se ofreció a comprarla”. Pero TikTok no está a la venta.

El fenómeno TikTok no ha hecho otra cosa que seguir los pasos dados antes por las redes sociales estadounidenses, pero ahora el fenómeno chino las está arrasando.

Pérez Pirela se refirió a los argumentos y excusas de Trump y de su administración para justificar estas acciones contra TikTok. “Ha dicho que la empresa va a ser castigada porque supuestamente los chinos crearon el coronavirus contra EEUU. Otros voceros han dicho que el presidente de TikTok es chino y, por tanto, miembro del Partido Comunista Chino y, por ser chino, fue parte del ejército chino y blablabla. No tienen cómo justificar que le están ganando en su terreno, con sus leyes neoliberales y se puede convertir en elemento determinante para decidir elecciones. La gran excusa es que está sustrayendo información sensible, vigilando al ciudadano medio de EEUU y por tanto es un espía chino dentro de su territorio. Por cierto, Europa ha dicho lo mismo de Facebook porque eso es precisamente lo que hacen las redes sociales estadounidenses en otros países. Y más de un escándalo ha surgido porque  la información que recopilan de los usuarios es usada por el gobierno de EEUU y por empresas privadas, como data para ganar elecciones. Si esa excusa vale para TikTok, hay que concluir que China está haciendo lo mismo que ha hecho y hace EEUU”.

Admitió que en China están prohibidas algunas redes estadounidenses porque el gobierno ha resuelto desarrollar redes sociales soberanas, igual que Rusia. “Pero la diferencia está en que EEUU se vende a nivel mundial como país de libertades, de la democracia y la libertad de expresión. Solo que, reitero, única y exclusivamente cuando esas libertades les convienen a EEUU”.

El caso Huawei

Otra empresa que ha sido marginada de EEUU por tener gran éxito y ganar en el escenario de la libre competencia es Huawei. Esta firma china se ha convertido en la más robusta y especializada en la tecnología 5G, la que determinará cómo será el uso no solo de internet, sino de muchos otros recursos en el futuro inmediato.

“¿Cuál ha sido la respuesta de Trump? Sanciones y bloqueo contra Huawei. Y no se han conformado con echarla de EEUU. Coaccionaron a Inglaterra para sacar a Huawei. Por debajo de cuerda, Londres casi pide disculpas a China, alegando que todo fue por presión de EEUU. No lo hicieron Alemania ni Francia ni Italia porque saben es muy difícil hacer frente de forma bravucona a China, que es la primera economía del mundo. De hecho, si usted se compra un teléfono Apple, emblema del desarrollo tecnológico de EEUU, verá que es made in China, hecho en China”.

Trump ahora amenaza a TikTok y anuncia su intención de prohibirla por seguridad nacional. Pompeo ya había asomado esa opción, alegando que China podría estar utilizando TikTok para distribuir propaganda en EEUU. “¿Qué pensará Julián Assange de esto, y con él, todos los ciudadanos estadounidenses que están presos por decir que EEUU los vigilaba a través de Facebook?”.

TikTok y el coronavirus

Destacó Pérez Pirela lo absurdas que han sido las respuestas de Trump sobre por qué prohíbe Tik-Tok. El mandatario dijo: “Pensemos en lo que sucedió con el virus, lo que China le ha hecho a este país y al mundo entero es vergonzoso”.

“Es como si le preguntas a alguien cuál es la capital de Venezuela y esa persona mira el reloj y te dice: son las 7 de la noche”.

Leyó fragmentos de notas periodísticas  sobre el tema. En una de ellas se señala que “el recelo con Tik Tok no es nuevo, ya se evidenció a inicios de este año cuando el Ejército de Estados Unidos prohibió a sus miembros el uso de esta aplicación  asegurando que los datos podrían ser utilizados por el gobierno chino. Al veto se le unió el senado de EEUU”.

El filósofo y comunicador explicó que la empresa propietaria de TikTok, ByteDance, ha hecho esfuerzos por evitar el conflicto. Por ejemplo ha aclarado que los datos de sus usuarios no están en China, sino en Singapur y, además, informó que organizará un centro de moderación de contenidos para mostrar transparencia y rebajar las tensiones. “Les dijo que iba a crear un espejo en California, pero ni así. Tampoco ha servido de nada el que hayan designado a un exejecutivo de Disney como su representante en EEUU”.

La gerente general de TikTok, Vanessa Pappas aseguró que la empresa no tiene planes de dejar EEUU aunque intenten vetarla: “TikTok es un hogar para creadores y artistas, para que expresen sus ideas y se conecten con gente de diferentes orígenes”.

El moderador de Desde donde sea preguntó a su audiencia ¿qué pasaría si, por casualidad, por nombrar uno de los tantos presidentes del mundo, Nicolás Maduro Moros dijera que va a cerrar, a vetar, a prohibir o bloquear Facebook en Venezuela o Twitter? Recordó que en varias ocasiones esto ha sido matriz de opinión falsa, y cuando se han difundido los fake, de inmediato han empezado las denuncias contra la dictadura y a favor de la libertad de expresión. “Pero Trump amenaza con cerrar la red social más importante del momento y no pasa nada. Lo único que pasa es que los tiktokeros más famosos le escriben tímidamente a Trump para que, por favor, reconsidere la medida, si puede. Ello a pesar de que es contra la libertad de empresa y de expresión en EEUU. ¡Qué hipócrita es este mundo!”, exclamó.

La respuesta china

El asunto no es una confrontación entre el gobierno de EEUU y una empresa china, sino que está envuelto también el gobierno de la potencia asiática. Pérez Pirela leyó una noticia que así lo demuestra: “China calificó como ‘pura manipulación’ la campaña de Estados Unidos contra la aplicación de videos cortos TikTok, de la empresa china ByteDance, y advirtió a Washington que no abra la ‘caja de Pandora o sufrirá las consecuencias’».

“Yo no diría que China advirtió sino que China amenazó a EEUU”, dijo y citó al portavoz de la cancillería china, Wang Wenbin, quien señaló que “es habitual para EEUU utilizar su poder estatal para atacar violentamente a las compañías de otros países, y si este error de Washington se reproduce, cualquier país podrá adoptar medidas similares contra cualquier compañía estadounidense basándose en la seguridad nacional».

“Lo que pasa es que Trump está picao, como decimos en Venezuela, está fúrico por el boicot a su campaña presidencial el 21 de junio en Tulsa. Jóvenes usuarios de TikTok reservaron las entradas y luego dejaron vacío un estadio para un acto del presidente. Trump esperaba una multitud, pero estaba solo. Las imágenes de Trump sin apoyo dieron la vuelta al mundo, hizo uno de los más grandes ridículos de su vida. Pero, ¿se la va a agarrar con TikTok, si solo fue el medio que usaron los jóvenes para dejarlo en ridículo?”.

Datos sobre TikTok

Apoyándose en el trabajo del Equipo de Investigación de Desde donde sea, ofreció una serie de datos para conocer mejor a TikTok:

– Es una red social desarrollada por ByteDance, con sede en Pekín, en la que se comparten videos cortos y que ha logrado un gran éxito entre el público adolescente.

– Tiene 1500 trabajadores o tiktokers en EEUU y su gerencia proyecta crear 10 mil plazas de empleo para los próximos tres años, un dato importante, por cierto, en un país que supera los 40 millones de desempleados como producto del Covid-19.

– Es un catalizador del voto conservador, pero también podría ser un canal para la expresión de los más jóvenes que se oponen a la reelección.

– Cuenta con unos 40 millones de usuarios jóvenes estadounidenses y 800 millones de usuarios jóvenes en el mundo.

– Es un fenómeno comunicacional que genera furor y empatía entre los más jóvenes y será clave importante en el desarrollo de los siguientes procesos electorales no solo en EEUU sino también en otras partes del mundo.

– Se espera que sea usada en campañas de todo tipo, por todo tipo de partidos políticos y de candidatos.

– La empatía no se basa en vehemencias ideológicas, sino “con las ridiculeces, banalidades y estupideces que ustedes se puedan imaginar”. Está lejos de los insultos de Twitter de las intensidades de Facebook y de las excentricidades de los influencers de Instagram.

¿Puede Trump prohibir TikTok?

Pasó entonces a analizar si Trump puede realmente cumplir su amenaza contra la empresa china.

“Una cosa son los deseos y otra es la realidad. Deseos no empreñan, se dice por acá. ¿Realmente puede Trump censurar TikTok? Es muy difícil que sea prohibida. Podría quedarse si la compra una empresa estadounidense. Bill Gates dijo estar dispuesto y Trump le puso un ultimátum para vender para mediados de septiembre, es decir, como poniéndole una pistola en la cabeza. Pero no creo que Trump tenga una pistola a la que los chinos le tengan miedo, entre otras razones porque la reelección está cuesta arriba. Creo que es algo parecido a sus últimas bravuconadas contra Venezuela”.

Apuntó que “Trump vocifera que TikTok es otro virus chino que azota las mentes de los jóvenes estadounidenses. ¡Qué ridículo es Trump! Aunque hay que entender que es una conducta propia de quien está en muy malas condiciones ante las elecciones. Es especialmente ridículo porque habla de azotar las mentes de la gente y él ganó las elecciones gracias a las redes sociales y porque su medio de comunicación favorito es Fox. Es cómico”.

TikTok como factor electoral

Para profundizar en el punto de la incidencia electoral de esa red social, leyó y comentó fragmentos de un trabajo publicado por RT, titulado “Tik Tok ‘aterriza’ en la campaña electoral de EEUU: los jóvenes liberales frente a los adultos republicanos”, escrito por Ociel Alí López.

«El ultimátum con que el presidente Donald Trump amenazó a la red social Tik Tok puede verse como una reacción al avance geopolítico chino pero también como una táctica electoral. Trump ganó en 2016 porque logró interpelar al sujeto blanco pobre, cuyos empleos en la era dorada del capitalismo norteamericano, desde la segunda postguerra hasta la concreción del mundo unipolar, eran bien remunerados y abundantes. Hablamos de los productores del modelo fordista aplicado en el territorio norteamericano, sustituido desde los 90 una globalización que dejó muchos créditos a EE.UU como primera potencia mundial, pero terminó empobreciendo a la clase trabajadora y abriendo una brecha entre la imagen triunfante de Washington y el país profundo”.

“En su discurso contra TikTok, Trump podría estar apostando a  la abstención de los jóvenes y la división en los votantes afroamericanos, que tendrán al artista negro Kenye West como candidato, lo que podría restar votos a Biden”. (El moderador acotó que West ya se retiró). Trump dibuja a China como un país que no solo era enemigo económico, debido a su poder en la sustitución de la producción norteamericana, sino también geopolítico. Y el avance de Tik Tok, una red social que se entromete en la vida de millones de estadounidenses y que extrae valiosa información (como todas las redes) puede ser un buen ejemplo para ese argumento. Neutralizarla, por tanto, es una conquista política”.

“Aunque, también a lo interno, Trump campea contra el liberalismo progresista que logró articular minorías étnicas y tiempos postmodernos para crear una nación que por cosmopolita fue adquiriendo un estilo globalizado, entregando su productividad a otros países y concentrándose en el poder cultural, ese que ahora China parece que disputa tanto con Tik Tok como con la tradicional competencia de los precios de la manufactura. El ultimátum de Trump, 15 de septiembre, justo antes del clímax hacia las presidenciales, para blandir la victoria contra el enemigo chino, expulsándolo de las redes y la industria cultural norteamericana”.

Pérez Pirela destacó este último aspecto, al señalar que si bien es trascendente que Haweii le gane a EEUU en tecnología, el que TikTok le gane a las redes sociales estadounidenses en su propio país, es más trascendental todavía. “Es una derrota para Hollywood, la capital de esa industria cultural, que define gustos, colores, formas de pensar, tendencias, la moda. Ahora, la red social más importante de EEUU es china”, sentenció.

Del texto reseñado también resaltó el aspecto generacional de  la lucha electoral en EEUU, pese a que los comicios de noviembre se decidirán entre ancianos. “Gane quien gane, al finalizar tendrá más de 80 años. También Sanders, que era el más progresista y ya se retiró, es un hombre mayor.

Pero no entender el factor generacional en el escenario electoral es grave porque los más jóvenes son más afines a TikTok que a Trump, un actor apático, escindido de la política, irreverente contra el poder, pero que termina muy golpeado”.

Indicó que en los procesos electorales, no solo de EEUU se están incorporando nuevas generaciones, nativas digitales, como los millenials y vienen también acercándose a la edad de votar los de la generación Z, los posmillenials, “ante los que hasta nosotros somos una especie de ancianos”. Añadió que es necesario evaluar cómo pueden reaccionar estos grupos de adolescentes ante una prohibición de su red social favorita.

“TikTok le entró en la médula a la cultura de EEUU. Gran parte de la crisis que vive ese país no es solo política, tecnológica, financiera y económica, sino también cultural. TikTok se ha montado sobre esa crisis. TikTok es el elemento más cultural que demuestra la pérdida de espacios por EEUU a nivel mundial y en campos estratégicos”.

Guerras que va perdiendo EEUU

La reflexión anterior condujo a otra arista del tema: las guerras que está perdiendo EEUU, como la arancelaria y la del 5G.

Para referirse a la primera, reseñó parte de un reportaje, no del Granma de Cuba, sino de El País de España (para descartar algún sesgo anticapitalista):

“Trump inició la guerra comercial contra China en marzo de 2018 imponiendo aranceles a las importaciones de acero y aluminio. Una medida que golpeaba de lleno a muchas empresas estadounidenses —desde embotelladoras de latas de refrescos a fabricantes aeronáuticos— y que desató una escalada entre las dos potencias. En total, EE UU ha impuesto aranceles sobre productos chinos por valor de 360.000 millones de dólares (sobre un total de 452.200 millones de dólares importados en 2019) y China ha sancionado el equivalente al total de productos que compra de EE UU, 110.000 millones de dólares”.

“Con eso, EE UU logró reducir su déficit comercial con China un 18% el año pasado y situarlo a niveles similares a los de 2016, pero el impacto de los aranceles ha golpeado con dureza a las empresas y consumidores del propio país”.

“Según un informe de la Reserva Federal de Nueva York, las compañías estadounidenses ‘han soportado prácticamente todos los costes’ de los nuevos aranceles impuestos por la Administración, lo que ha reducido los beneficios y la inversión. Las represalias, decía el informe, les han obligado a cambiar sus cadenas de suministro, con el consiguiente incremento de costes. Tanto que, según los cálculos de la entidad, dos años de guerra comercial con China han reducido la capitalización de las empresas estadounidenses en 1,7 billones de dólares”.

Señaló que otra guerra perdida es las del 5G, pues EEUU ha tratado de convencer a sus aliados para que bloqueen a Huawei y lo ha logrado con el Reino Unido, pues el gobierno británico excluirá a la empresa líder de tecnología china de participar en las futuras redes de telecomunicaciones 5G de Gran Bretaña y los operadores de telecomunicaciones en el Reino Unido deberán eliminar para 2027 cualquier equipo de Huawei. “¡Vaya qué libertad de empresa la de EEUU y Reino Unido. Solo funciona cuando ellos van ganando! Se basa en la explotación de otros, no en la creatividad. China les gana con creatividad, investigación, innovación y tecnología. Están acostumbrados a ganar invadiendo, robando, bombardeando”.

“Desde 2019 ha aprobado sanciones contra Huawei  que prohíben a empresas estadounidenses tener tratos con empresas chinas y cortó el acceso a proveedores mundiales de chips. Por eso, los teléfonos de la empresa china no tienen las aplicaciones de Google ni podrán actualizar el sistema operativo Android, el más utilizado desde 2011.Quieren frenar el avance de la tecnología 5G. Oficiales de EEUU dicen que pueden espiar a ciudadanos. Es una doble moral porque la CIA, la NSA y DEA tienen años espiando a estadounidenses y líderes mundiales. No hay pruebas concretas de que estén espiando. Igual que con las acusaciones contra Venezuela”, expresó Pérez Pirela.

“Como iban perdiendo ahora dicen que la tecnología 5G le hace daño a la salud. Investigadores afirman que es biológicamente imposible. Stephen Powis, director del Servicio Nacional de Salud de Inglaterra, dice que es el peor tipo de noticias falsas”.

Cerró el análisis reiterando que con estas medidas se quita a los estadounidenses el derecho a la libertad de expresión; se le quita a una empresa china el derecho a la libertad de competencia por lo que “el rey queda desenmascarado”.

En el tramo final del programa, un usuario envió felicitaciones por el uso de datos concretos para sostener las opiniones emitidas. “Esta semana el equipo se reunió y les reiteré algo que ya ellos saben: que todo lo que se diga aquí debe ser verificado”, reveló.

También hubo comentarios de la audiencia sobre el tema del día anterior, la detención domiciliaria de Álvaro Uribe Vélez. Pérez Pirela dijo, en tono satírico: “Sí, ayer cayó preso y hoy, por arte de magia, le dio coronavirus”.

Libro

La lectura recomendada del día fue Historia del cerco de Lisboa, del escritor portugués José Saramago, Premio Noble de Literatura.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook