Los manifestantes marchan por las calles de Beirut para exigir la dimisión del Gobierno, al que culpan de las explosiones portuarias del 4 de agosto.

El centro de Beirut se convierte en el escenario de fuertes enfrentamientos entre los manifestantes y los agentes de la Policía durante los que se han intercambiado piedras y gas lacrimógeno.

Según La Cruz Roja del Líbano, al menos 58 personas resultaron heridas durante los enfrentamientos.

En las redes sociales se publican fotos y videos donde los manifestantes se enfrentan a la Policía y gritan consignas como «revolución» y «abajo con el régimen». Todo parece indicar que se dirigen a la sede del Parlamento, donde las fuerzas de seguridad ya han sido desplegadas.

Los datos preliminares indican que las explosiones fueron causadas por la detonación de 2.750 toneladas de nitrato de amonio, un material químico altamente explosivo que, según se informa, fue almacenado inadecuadamente en el puerto.

​El 7 de agosto se informó que el presidente libanés, Michel Aoun, no descartó la posibilidad de una interferencia externa a través de un cohete o una bomba.

«La causa de la explosión aún no se ha establecido, existe la posibilidad de que tomaran parte fuerzas externas a través del uso de un cohete o una bomba, u otra acción», dijo Aoun citado por la cadena MTV.

El Gobierno del país ha decretado tres días de luto y el estado de emergencia por dos semanas, mientras que el Ministerio de Sanidad ha confirmado que más de 150 personas han muerto y unas 5.000 han resultado heridas como resultado del siniestro.

(Sputnik)

Comentarios Facebook