El empresario colombiano Álex Saab, denunció a través de una carta todas las violaciones a sus derechos políticos y humanos tras ser detenido de forma ilegal en Cabo Verde a petición de Estados Unidos, un proceso que calificó como un «secuestro» y una «injusticia grande».

En la carta dirigida al primer ministro de Cabo Verde, país insular de África occidental, Ulisses Correia e Silva, y publicada por medios caboverdianos, Saab se presentó como «enviado especial de la República Bolivariana de Venezuela» y denunció ser víctima de una injusticia grande porque se está viola su inmunidad diplomática.

«Cuando fui detenido ilegalmente en Cabo Verde el 12 de junio, viajaba a Irán en una misión humanitaria especial bajo el título de enviado especial, con total inmunidad bajo el derecho internacional», explicó en la misiva escrita en la prisión de Sal en la que Saab se encuentra recluido actualmente.

El empresario colombiano señaló que la alerta roja de Interpol para su detención «se emitió el 13 de junio», un día después de su arresto, «por lo que básicamente fui secuestrado», según extractos de la carta divulgados por el diario local A Semana.

«Un oficial que no se identificó, pero hablaba un perfecto inglés (…), me encerró en una celda durante dos días sin comida ni luz. Durante este período, el oficial insistió ‘enérgicamente’ en que firmara mi orden de extradición voluntaria, que rechacé», describe el empresario acusado por Estados Unidos de supuestamente pertenecer a una red de corrupción. 

En el texto, Saab arremete con dureza contra Estados Unidos, país que «ha hecho público su objetivo de cambiar el régimen en Venezuela» y al que reprocha que sus acusaciones infundadas pues carecen de «pruebas concretas».

Añade que su único vínculo con EEUU es la existencia de pagos efectuados en cuentas bancarias estadounidenses.

«Me cuesta aceptar que, incluso después de que Venezuela haya declarado oficialmente mi inmunidad, ustedes no han hecho nada para rectificar la situación. No tengo ninguna duda de que su inacción tendrá consecuencias legales y políticas«, reclamó Saab al primer ministro de Cabo Verde.

Saab reiteró que su encarcelamiento ha perjudicado su salud, «he perdido casi 20 kilos de peso«, dijo.

También denuncia que sólo le han dado acceso a «cuidados médicos rudimentarios» y subraya que mejor trato reciben narcotraficantes detenidos que él.

«Sólo pido justicia y que Cabo Verde, como miembro de la ONU, respete mi inmunidad y me permita regresar a mi país», recalcó.

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook