El expresidente de Argentina Mauricio Macri felicitó a los argentinos que salieron a marchar con múltiples consignas en contra del gobierno de Alberto Fernández, a pesar de que las concentraciones masivas de este tipo elevan los riesgos de propagación del coronavirus.

«Orgulloso de los miles de argentinos que salieron ayer para decirle basta al miedo y al atropello, y sí al trabajo, al respeto y a la libertad», escribió Macri en redes sociales desde Suiza, a donde viajó para asumir la presidencia de la Fundación FIFA.

Antes, el expresidente pasó semanas de vacaciones en París y en la Costa Azul, lo que le valió críticas debido a que viajó en medio de la pandemia, que impide a la inmensa mayoría de los argentinos salir del país, y a pesar de la grave crisis económica que dejó su gobierno y que se agudizó por la emergencia sanitaria.

En respuesta a la felicitación de Macri, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro del Interior, Eduardo de Pedro, lo calificaron como «irresponsable» por alentar las movilizaciones a pesar de que está demostrado que son una fuente de contagio de coronavirus, que en Argentina registra 299.126 casos confirmados y 5.877 muertos.

El jefe de gabinete de la provincia de Buenos Aires, Carlos Bianco, advirtió que las protestas pusieron en peligro a la población en un momento en el que se teme la saturación de los hospitales, mientras que las redes sociales se poblaron de recordatorios de los resultados negativos que tuvo el gobierno que Macri terminó en diciembre pasado, con mayor pobreza, inflación y devaluación, y de los riesgos reales que representan las movilizaciones callejeras en este contexto.

La marcha opositora

La víspera, miles de argentinos marcharon en todo el país con un arco de demandas que fueron desde la negación de la pandemia y la militancia antivacunas, homófoba y antisemita, hasta la oposición al peronismo con proclamas contra la expresidenta y actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, y el rechazo a cualquier iniciativa del gobierno, ahora en particular la reforma judicial que impulsa Fernández.

Entre sus principales lemas estaba «la defensa de la democracia», aunque al mismo tiempo exigían la renuncia de un presidente elegido democráticamente para gobernar hasta el 2023. También salieron a «defender la libertad», a pesar de que se han manifestado de manera frecuente durante la pandemia sin padecer ningún tipo de represión.

Por otra parte, se calificaron a sí mismos como «autoconvocados», pero la movilización fue impulsada por la prensa tradicional que tiene los principales diarios, canales de televisión, radios y portales, y por representantes de la oposición, entre ellos periodistas y exfuncionarios.

Horacio Rodríguez Larreta, jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que forma parte del epicentro de contagios y muertes, había asegurado que no era una marcha convocada por ninguna fuerza política, pero con el correr de las horas sus compañeros del PRO, el partido de Macri, lo desmintieron e impulsaron a que la gente saliera a las calles.

Entre ellos están la presidenta del PRO y exministra de Seguridad Patricia Bullrich, y el extitular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos Hernán Lombardi, quienes incluso fueron a la marcha.

Este martes, el aprovechamiento partidario se ratificó con un mensaje de la exdiputada Elisa Carrió, una de las principales aliadas de Macri, quien celebró la movilización con una imagen religiosa.

Además, Juntos por el Cambio, la alianza que el año pasado postuló al expresidente en su fallido intento por la reelección, emitió un comunicado para solicitarle a Fernández que retire su propuesta de reforma judicial en el Congreso.

«Le pedimos al Señor Presidente que reflexione sobre el mensaje de la ciudadanía y retire el proyecto mencionado en el comienzo de esta nota. Hoy cualquier iniciativa en ese sentido se encontrará sujeta a sospechas  y no contará con el respaldo de la gran mayoría de la población», señaló.

(RT)

Comentarios Facebook