El vicepresidente del gobierno de Jair Bolsonaro en Brasil, Hamilton Mourão, respondió este miércoles al actor estadounidense Leonardo DiCaprio por las recientes críticas que lanzó el también activista medioambiental sobre los incendios en el Amazonas brasileño que durante la gestión del ultraderechista se han intensificado y descontrolado.

«La selva no está en llamas. Pero la imagen que es enviada al país y a la comunidad internacional es que hay fuego en la selva», aseguró el general retirado que es defensor de la dictadura brasileña que años atrás torturó, asesinó y desapareció a miles de ciudadanos.

En sus declaraciones Mourão retó a DiCaprio a realizar una travesía de «ocho horas» por la Amazonía, para «entender mejor cómo funcionan las cosas», a raíz de los cuestionamientos que el artista realizó al Gobierno de Bolsonaro por el avance de los incendios en la región, informó el periódico Jornal da Cidade.

«Me gustaría invitar a nuestro más reciente crítico, nuestro actor Leonardo DiCaprio, para ir conmigo a São Gabriel da Cachoeira —en el norte de Brasil— y marchar ocho horas por la selva (…) Aprenderá en cada socavón que tenga que atravesar, que la Amazonía no es una planicie y ahí entenderá mejor cómo funcionan las cosas en esta inmensa región», dijo el vicepresidente durante un evento organizado por la Confederación Nacional de Industrias (CNI), en la que se abordó el «desarrollo sostenible» de la zona, que se encuentra bajo fuego desde hace semanas, provocando una deforestación récord, a pesar de que el Gobierno lo niega.

Según Mourão, las regiones donde se registran las quemas pertenecen a áreas donde hay presencia humana y sectores urbanos. Sin embargo, distintas organizaciones no gubernamentales denuncian que el auge de la deforestación y las quemas obedecen, en gran parte, al desmantelamiento de los organismos de control, como el IBAMA y el ICMBIO; así como el aumento de permisos del régimen de Bolsonaro a nuevas industrias y multinacionales estadounidenses para que exploten las riquezas naturales de la zona sin mayores restricciones.

«La Amazonia no es una única cosa, hay 22 tipos de vegetación aquí, no hay una selva única, mucho menos una planicie», sostuvo el funcionario.

Desde su cuenta de Instagram, DiCaprio cuestionó el pasado viernes la labor del ultraderechista para enfrentar los 6.091 focos registrados en julio, un 28% más en comparación con el mismo mes de 2019.

El artista, conocido por su activismo ambientalista, compartió en la mencionada red social, extractos de un artículo donde se afirma que el mandatario brasileño está «bajo presión internacional para frenar los incendios» en la selva amazónica, de la cual Brasil posee el 60%.

Además, la nota recuerda que el mandatario «ha dudado públicamente de la gravedad de esos hechos en el pasado, alegando que los opositores y las comunidades indígenas eran los responsables».

En un despacho de la agencia AFP se agrega que uno de sus equipos reporteriles recorrió en agosto miles de kilómetros de carreteras de tierra entre el norte de Mato Grosso y el sur de Pará, flanqueadas por vastas haciendas con ganado y con restos de árboles todavía chamuscados. También pudo ver enormes áreas recién deforestadas, listas para ser quemadas.

Según el Instituto Nacional de Pesquisa Espacial (INPE), los alertas de deforestación aumentaron 34,5% en los últimos 12 meses

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook