El hallazgo del menor tuvo lugar en el municipio de Tarqui, Huila, exactamente en un bosque rodeado de guadua cercano a la vereda de Ricabrisa.

Según contaron habitantes de esta zona a El Tiempo, el recién nacido fue encontrado tirado en el piso sin ropa por dos niños, quienes no dudaron en llevarlo a su casa, donde varias mujeres lo envolvieron con cobijas y lo amamantaron para quitarle el hambre.

Autoridades del municipio hicieron acto de presencia en el lugar para trasladar al bebé hacia el Hospital San Vicente de Paúl, en Garzón, Huila, en el que, de acuerdo con el diario, le brindaron atención especializada.

El rotativo añadió que el recién nacido fue llevado a un hogar sustituto del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar en el que “le brindarán protección”, todo esto después de que el centro médico y la Policía confirmaran que se encontraba en buen estado de salud.

Aunque el municipio en el que encontraron al menor de edad es pequeño, las autoridades manifestaron que se ha complicado identificar a la mujer que lo dejó abandonado; sin embargo, enfatizaron que seguirán con la investigación.

“Está vivo de milagro, pues estuvo expuesto a peligros en la vereda Ricabrisa”, indicaron habitantes del sector a el medio.

(Pulzo)

Comentarios Facebook