En Desde Donde Sea, el filósofo y analista político Miguel Ángel Pérez Pirela reflexionó largamente acerca de las divisiones presentes en el seno de la oposición venezolana de cara a los venideros comicios legislativos.

En ese sentido aludió a las críticas y comentarios provenientes del sector opositor que defiende el voto como instrumento político para alcanzar cambios en el país y cuestiona el abstencionismo que promueve el sector antidemocrático, que tiene en Juan Guaidó, Henry Ramos Allup y Julio Borges sus más ardientes defensores.

Esta negativa, en su juicio, se asienta en que la oposición ha instrumentalizado y profesionalizado su condición e hizo de ella un negocio, que consiste en no luchar por conquistar el poder político sino de hacerse con beneficios económicos, «bajo la excusa de ser opositores».

Así, en este momento, este sector atraviesa una crisis sin precedentes, que amenaza la supervivencia de quienes durante años han ostentado el liderazgo, producto de la ausencia de credibilidad que hoy exhiben.

La oposición es un archipiélago de intereses y ambiciones personales

En primera instancia, Pérez Pirela invocó las declaraciones del periodista opositor Rafael Poleo, a quien incluso se le ha acusado de ser agente del departamento de Estado y de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés), por lo cual difícilmente puede aducirse que se trata de un personaje ligado al gobierno de Nicolás Maduro.

En ellas, Poleo denunció que la oposición era «un archipiélago de intereses y ambiciones personales, de egoísmos, de egolatrías» y admitió que les hacía falta «un poquito de humildad».

Además, Poleo señaló que era «ridículo pensar» que cualquiera de los dirigentes que hoy encabezan el abstencionismo –Ramos Allup, Borges, Capriles y Leopoldo López–, «puedan gobernar solos». Ello a pesar de que, según él, «son los líderes de coaliciones fuertes», puesto que ninguno aglutina el 15% de las preferencias electorales. 

«El hecho es que hay una parte importante de la oposición que sí está llamando al voto, pero esa oposición tampoco es respetada, aceptada, validada por Guaidó, por Leopoldo López ni Julio Borges. Los únicos opositores son ellos, porque ellos tienen 20 años de dictadura opositora», subrayó el experto.

Para ilustrar el punto refirió que personajes como Henry Ramos Allup, quien estuvo casi dos décadas como secretario de Acción Democrática o la rectora de la Universidad Central de Venezuela, Cecilia García Arocha, que ostenta el cargo desde hace más de 10 años y se niega a convocar a elecciones, critican a Nicolás Maduro porque «tiene mucho tiempo en el poder», mas resulta que «los dictadores son ellos». 

La oposición que dice «sí» a las parlamentarias

Durante su reflexión, el analista precisó que «hay una parte importante de la oposición que sí va a ir a elecciones y que va a terminar con curules en la Asamblea Nacional y que va a dejar definitivamente fuera de todo juego político a estos señores abstencionistas».

De acuerdo con la información divulgada por el Consejo Nacional Electoral, en las elecciones del 6 de diciembre participarán 78 organizaciones políticas, de las cuales más de 50 pertenecen a la oposición y entre ellas, se destaca que partidos como Acción Democrática, Copei, Cambiemos, Soluciones y Avanzada Progresista, ratificaron su compromiso de acudir a la justa comicial en la que se elegirá el parlamento para el período 2021-2026.

Del lado de Copei, su presidente, Miguel Salazar, indicó que «el nuevo CNE ha mostrado signos de inviolabilidad a través de varios procesos de auditoría, donde participan todos los factores involucrados en por lo menos 20 años» y además insistió en que «es preciso callar rumores que apuestan a su deserción del proceso parlamentario del próximo diciembre. Usurpadores de oficio se hacen portavoces de una militancia que ya no les corresponde».

Por Acción Democrática declaró su actual secretario general, Bernabé Gutiérrez, quien condenó la postura de Ramos Allup, alineada con los sectores que promueven la abstención y satanizan el voto como instrumento de cambio, al tiempo que señaló que los promotores de esa postura carecen de representatividad en las bases militantes.

En este punto, Pérez Pirela recordó que Ramos Allup había asegurado hace pocos meses que era necesario participar en las elecciones y que sería «una locura» repetir el camino abstencionista recorrido ya en 2005.

Para él, este cambio de opinión se debe a que el dirigente habría recibido «una llamada» –se infiere, desde Washington– que le obligó a recoger sus palabras y a manifestarse a favor de la abstención.

«Lo dice el nuevo secretario de Acción Democrática, partido archienemigo de Nicolás Maduro. Lo dice él mismo: esos políticos que reciben tantos dólares por parte de los Estados Unidos y de la Unión Europea y de sus ONG, no tienen representatividad en Venezuela, no tienen, como dice Rafael Poleo, más del 15% y exagera en absolutamente nada. Hicieron de la oposición un gran negocio y se quedaron sin votantes», remató.

El partido Cambiemos también confirmó su participación en las venideras elecciones parlamentarias a través de Twitter. «Ratificamos nuestro compromiso con el rescate del voto como herramienta de cambio pacífico y democrático. Entendemos la necesidad de unificar esfuerzos y estrategias para lograr avanzar hacia un cambio sostenible y viable. La gente lo demanda», reza el trino leído por el comunicador. 

Soluciones eligió la misma plataforma para reiterar que concurrirá a los comicios del 6-D y en un tuit escribieron: «Vamos a votar para impulsar las soluciones que nuestro país reclama. Con participación, diálogo y entendimiento vamos a lograr entre todos un verdadero cambio en Venezuela».

Finalmente, Pérez Pirela resumió la postura del partido Avanzada Progresista, expuesta en distintos momentos por su presidente y otrora candidato presidencial, Henri Falcón.

El pasado 4 de agosto, Falcón aseguró que «de los 27 partidos que decidieron llamar a la abstención, 70 % no existe« y reiteró que «estas agrupaciones no plantean nada, ninguna alternativa democrática que permita superar la crisis del país», agregó el experto criollo.

Asimismo, el dirigente político destacó que «las condiciones electorales las garantizamos los venezolanos en la movilización y en la defensa del voto» e interpeló a la población y a sus pares acerca del beneficio que trae la abstención.

En criterio del también director de La Iguana.TV, la pregunta es «buena» y pertinente. En su opinión, quizá el único «beneficio» que trae esta posición es «quedar bien con aquellos que ordenan la abstención desde los Estados Unidos y desde la Unión Europea».

Continuando con las reflexiones de Falcón, refirió que el opositor indicó que «los mismos sectores que hoy plantean la abstención sin algún plan, fueron los mismos que les dijeron a las personas en 2018 que no salieran a votar y que en cuatro meses íbamos a salir de esto, y ya vamos para tres años», lo que a la postre, en su criterio, le impidió alcanzar la victoria en los comicios presidenciales en los que resultó ganador el presidente Nicolás Maduro. 

(LaIguana.TV)

Comentarios Facebook