El curso escolar en Rusia comenzará este año, como es habitual, el 1 de septiembre, aunque con importantes medidas de seguridad sanitaria debido a la pandemia del nuevo coronavirus, que se ha cobrado ya más de 16.500 vidas en todo el país.

El Ministerio de Educación de Rusia declaró que todo está listo y dispuesto para una vuelta segura a las aulas, y desestimó de plano la posibilidad de aplazar el inicio de las clases.

“El comienzo del curso escolar en todas las regiones (del país) está programado, como es tradicional, para el 1 de septiembre, y se mantiene el plan de estudios y el espacio educativo único”, indicó este martes 25 de agosto un portavoz de Educación en declaraciones a la agencia oficial rusa TASS.

Agregó que, al mismo tiempo, se han impartido instrucciones a fin de que el proceso educativo incluya todas las medidas de protección de la salud de los alumnos y los pedagogos.

El arranque del curso escolar

“Muchos esperan el retorno de los alumnos a las aulas y las declaraciones acerca de aplazamientos cuando el sistema educativo está totalmente preparado (para el comienzo del año escolar), para lo único que pueden servir es para crear tensiones sociales”, recalcó el portavoz.

El diputado Vasili Vlásov, del Partido Liberal Democrático de Rusia, se dirigió al ministro de Educación del país, Serguéi Kravtsov, para pedirle que aplace un mes, hasta el 1 de octubre, el comienzo del año escolar debido a que diariamente en Rusia se detectan cerca de 5.000 positivos por coronavirus.

Según Vlásov, el aplazamiento del inicio de las clases ayudaría a impedir un rebrote de los contagios y la consiguiente sobrecarga para el sistema sanitario del país.

Seguridad sanitaria, una prioridad

El pasado día 11 de agosto, el ministro de Educación anunció que las escuelas y los centros de estudios superiores iniciarán las clases el 1 de septiembre en formato presencial con todo tipo de resguardos sanitarios.

Las instrucciones ministeriales contemplan el uso obligatorio de mascarillas en el interior de los establecimientos, controles de temperatura corporal y otra medidas, como la prohibición de actividades masivas hasta fines de año, incluida la ceremonia del primer día de clases.

Por primera vez en varios decenios en los patios de los colegios no tendrá lugar la tradicional fiesta de bienvenida de los pequeños del primer grado.

“Es una pena. Por lo visto, solo habrá un acto en la sala de clases a la que no podremos asistir”, dijo a Efe María, madre de una niña de seis años y medio, que dentro de una semana irá por primera vez a la escuela.

Además de las medidas de carácter nacional, cada una de las 85 entidades de la Federación de Rusia podrá adoptar otras adicionales, dependiendo de la situación epidémica en su territorio.

Horarios escalonados

En Moscú, el principal foco de covid-19 de Rusia, la vuelta a la escuela se hará con horarios escalonados y los cursos no cambiarán, como era habitual hasta ahora, de salas de clases para las distintas asignaturas.

Las clases de educación física y deportes se desarrollarán obligatoriamente al aire libre, y no en los gimnasios cubiertos de los establecimientos.

Katerina, con dos hijos en edad escolar, uno de 16 años y otro de 9 y medio, asegura a Efe que enviará a sus niños a la escuela, a la que van caminando, sin ningún recelo, y añade: “Hay mucho más riesgo de contraer el coronavirus en el transporte público que en la escuela”.

Para despejar las dudas de los padres y apoderados de los alumnos de cara al inicio del año escolar, el Ministerio de Educación de Rusia habilitó una línea telefónica de consultas.

Además, el próximo viernes el ministro de Educación celebrará una reunión telemática nacional, en la que podrán participar padres y apoderados de escolares de todo el país.

Rusia acumula 966.189 casos de covid-19 y 16.568 decesos por esta enfermedad, y ocupa el cuarto lugar en el mundo, por detrás de Estados Unidos, Brasil y la India, por el número de contagiados confirmados.

 

(EFE)

Comentarios Facebook