El desempleo en Chile anotó un nuevo récord tras subir a un 13,1% en el trimestre móvil mayo-julio, un alza de 5,6 puntos porcentuales respecto a igual período del año pasado, debido a los efectos de la pandemia.

Según informó este viernes el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), la tasa de desocupación es «la más alta en toda la serie desde 2010».

El número total de desocupados ascendió a 1.065.450 personas sobre una fuerza laboral que ha ido bajando y llega hoy a 8,1 millones de trabajadores, con la destrucción de 1,8 puestos de trabajo en un año.

La cifra de desocupados no considera sin embargo a las 763.914 personas acogidas a la llamada la Ley de Protección al Empleo, creada en marzo para enfrentar los efectos de la pandemia y que permite la suspensión temporal de los contratos y que los trabajadores cobren sus seguros de desempleo pero mantengan su vínculo laboral con sus empleadores.

De acuerdo al INE, si se considera a estos trabajadores suspendidos, a los desempleados y a la fuerza de trabajo potencial o «personas que en su mayoría no estaban buscando un trabajo pero estaban disponibles para trabajar», la llamada tasa combinada de desocupación y fuerza de trabajo potencial alcanzó 30,2%.

Por primera vez el INE consultó sobre el impacto del covid-19 en los ingresos de los trabajadores. En el trimestre mayo-julio de 2020, de las 7.073.193 personas ocupadas, el 33,8% declaró una contracción en sus ingresos; el 58,1% los mantuvo y un 2% consignó un aumento.

El coronavirus ha golpeado con dureza a Chile, con más de 404.000 contagiados y cerca de 15.000 fallecidos si se consideran los casos probables en los casi sesis meses que se registran desde el primer caso detectado en el país.

A nivel económico, el Banco Central estima una caída del PIB de hasta 7,5%.

(AFP)

Comentarios Facebook