La noticia sobre un desarrollo conjunto de un submarino por Rusia y China dio lugar a numerosas opiniones de los expertos rusos y extranjeros sobre sus objetivos. La revista Forbes calificó el proyecto de «misterioso», mientras que los analistas rusos, consultados por Sputnik, están hablando de «una confianza sin precedentes» entre los dos países.

Rusia y China están diseñando conjuntamente un submarino no nuclear de nueva generación, afirmó a Sputnik un representante del Servicio Federal de Cooperación Militar y Técnica (FSMTS, por sus siglas en ruso) de Rusia durante el Foro Army 2020. 

«Estamos trabajando con la parte china en un diseño conjunto de un submarino no nuclear de nueva generación. Es demasiado pronto para hablar de la fecha de finalización de los trabajos», dijo la fuente.

Tecnologías avanzadas de Rusia

Además de los submarinos de ataque nuclear, las fuerzas navales rusas y chinas, a diferencia de la Marina de EEUU, cuentan con submarinos de ataque no nucleares, observa HI Sutton, autor del artículo para Forbes. Según el columnista, son más baratos, tienen una serie de ventajas sobre los submarinos de propulsión nuclear y pueden exportarse a otros países.

No obstante, el autor señala que «todavía es un misterio» qué clase de submarino será el proyecto ruso-chino y cuál será su propósito.

«Rusia es conocida por su larga tradición en construir submarinos y ha creado muchos de los más potentes y grandes submarinos del mundo, por lo que no es de extrañar que las tecnologías de construcción de submarinos rusos se consideren mucho más avanzadas que las chinas», comenta HI Sutton.

Posibles ventajas de China

Pero en el diseño de submarinos, China siguió su propio camino y tiene la capacidad técnica nacional para construir submarinos de cualquier clase, agrega. «Y aunque todavía hay clases de submarinos en los que Rusia está claramente por delante de China, su posición sobre el diseño de submarinos no nucleares no es tan clara. Y las capacidades de China en esta dirección no deben ser subestimadas».

 

De acuerdo con el analista, China puede tener una ventaja en el desarrollo de los sistemas de propulsión. El país asiático está construyendo submarinos de propulsión independiente de aire (PIA), mientras que Rusia solo está tratando de implementar esta tecnología, aunque al principio de la Guerra Fría fue pionera en PIA.

«Dada la capacidad de Rusia para diseñar y construir submarinos, el problema probablemente no sea tanto las dificultades técnicas como la financiación», comenta HI Sutton. 

El uso de baterías prometedoras puede convertirse en otra área de interés. Los submarinos están cambiando ahora a baterías de iones de litio. Los primeros submarinos del mundo que los usaron fueron los japoneses, seguidos por los surcoreanos y los italianos. Se rumorea que China también está adoptando la tecnología, por lo que el uso de este tipo baterías es otra área en la que China podría superar a Rusia, opina el columnista. 

«Otra opción es combinar un casco construido por un país con sistemas de combate y armas construidos en otro país. Se trata, por ejemplo, de instalar un sonar ruso y armas rusas en un submarino chino, o instalar en un submarino ruso una batería china y una PIA china», supone el analista. 

¿Un submarino para vender?

Mientras tanto, la oficina de diseño rusa Malajit promueve su propio proyecto de submarino no nuclear R-750V Serval con una PIA de tipo cerrado con un motor de turbina de gas que utiliza el oxígeno líquido. Este modelo se presenta en el Foro Army 2020.

Los constructores navales chinos también promueven sus propios proyectos. «Por lo tanto, no está claro dónde o cómo este nuevo submarino diseñado conjuntamente encajaría en la futura composición de la Marina de ambos países», dice el columnista.

 

El analista considera posible que el nuevo submarino no esté diseñado para las propias Armadas de los dos países, sino para venderlo a otros países. 

 

Al mismo tiempo, HI Sutton opina que es posible que el proyecto al final no lleve a nada.

«Rusia y China compiten en el mercado internacional, principalmente vendiendo submarinos de ataque convencionales. La cuota de China en este mercado va en aumento y vende submarinos a Tailandia, Bangladés y Pakistán. (…) Rusia sigue aumentando los pedidos de construcción de submarinos no nucleares ya existentes», observa.

Interés mutuo

Los expertos rusos, a su vez, ven los objetivos bastante claros del submarino conjunto ruso-chino. El capitán de navío de reserva Konstantín Sivkov explicó en declaraciones a Sputnik qué esperan los dos países de este proyecto.

«Creo que China está interesada en conseguir las tecnologías rusas para asegurar un bajo nivel de ruido. Hoy en día solo hay dos países en el mundo —Rusia y EEUU— que disponen de tales tecnologías. A su vez, nuestro interés es asegurarnos de que, en condiciones de financiación y capacidad de producción limitadas, podamos conseguir recursos adicionales al realizar un trabajo conjunto. Es un interés mutuo», indicó el experto militar ruso.

Por su parte, el profesor de la Universidad Estatal de San Petersburgo Vladímir Kólotov señaló que el mero hecho de esa cooperación muestra un nivel de confianza sin precedentes entre Rusia y China.

«Este tipo de proyectos —desarrollo de armas prometedoras— solo puede llevarse a cabo entre países con un nivel extremadamente alto de confianza mutua y una probabilidad extremadamente baja de posibles conflictos. Solo en este caso las autoridades implementan proyectos conjuntos de este tipo. Cada país invierte en este proyecto el recurso en el que tiene una ventaja», dijo a Sputnik.

Según el analista ruso, actualmente los submarinos «son un factor muy serio de política exterior y defensa». Kólotov también observó que «las amenazas existentes a Rusia y China son en gran medida comunes».

(Sputniknews)

Un submarino ruso (imagen referencial)

 

Comentarios Facebook