El Departamento de Justicia de EEUU anunció este viernes la intervención de los portales web de las empresas Mobin International, Sohar Fuel y Oman Fuel, por supuestamente organizar «un envío de combustible multimillonario» a Venezuela, por parte del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC), un componente de las Fuerzas Armadas Iraníes considerado por Washington como «una organización terrorista».

Según EEUU, la gasolina y demás productos derivados del petróleo salieron rumbo a Venezuela a bordo de cuatro petroleros denominados ‘Bella, Bering, Pandi y Luna’, los cuales fueron incautados el pasado 14 de agosto tras una orden emitida por el juez James Boasberg «y con la ayuda de socios extranjeros».

La orden de confiscación alega que el empresario iraní Mahmoud Madanipour, quien «mantiene estrechos vínculos con el IRGC», utilizó estas tres «compañías de maletín», para ejecutar «la operación de contrabando». 

La carga de estas embarcaciones, que consistía en aproximadamente 1.116 millones de barriles de petróleo, se encuentra ahora bajo la custodia de EEUU, ya que su envío supone una violación a las sanciones aplicadas por Washington contra Caracas.

Por esta razón, alega EEUU, «estos fondos pueden dirigirse total o parcialmente al Fondo de EEUU para las Víctimas del Terrorismo Patrocinado por el Estado después que concluya el caso».

En este sentido, el caso está a cargo de la División de Seguridad Nacional y la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito de Columbia. 

Entre el 23 de mayo y el 1 de junio, los buques iraníes Clavel, Petunia, Fortune, Forest y Faxon, ignoraron las amenazas del gobierno de EE.UU. y se trasladaron a Venezuela, con un total de 1,53 millones de barriles de gasolina y alquilato. Sin embargo, los barcos Bella y Bering desistieron de la transacción para evitar las sanciones de Washington. 

Dos semanas después, la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) del Departamento del Tesoro de EEUU incluyó en su lista de sancionados a los capitanes de estos cinco barcos, por «apoyar a grupos terroristas y dictadores».

En esa oportunidad, el Secretario del Tesoro, Steven T. Mnuchin, dijo que ese organismo perseguirá «a cualquiera que apoye los intentos iraníes de evadir las sanciones de los EEUU y que además permita un comportamiento desestabilizador en todo el mundo».

Venezuela ha registrado problemas con el abastecimiento de gasolina debido a las medidas unilaterales y coercitivas aplicadas por EEUU, que no solo implican sanciones a altos funcionarios del Gobierno y el bloqueo de sus activos, sino que también contemplan amenazas a cualquier país que intente establecer relaciones comerciales con Caracas.

(RT)

Comentarios Facebook